Volver a opinión

Dime en qué casa vives y te diré cuánto puedes ahorrar

  • 5 feb 2015
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir
Pablo Blanco, director técnico de Remica. Pablo Blanco, director técnico de Remica.

&quote; Dentro de los electrodomésticos, destaca el consumo de frigoríficos, lavadoras, televisores y los sistema stand by. &quote;

A la hora de comprar o alquilar una vivienda, el consumo energético de esta puede ser determinante para decantar la balanza hacia una opción u otra. Según el estudio ‘Proyecto SPAHOUSEC (Analysis of the Energy Consumption in the Spanish Households)’, en función de la tipología de la vivienda y de la zona climática, el hogar medio español consume una media de 10.500 kWh al año, unos 0,85 tep 1 anuales.

Las viviendas en bloque o pisos de la zona mediterránea se presentan como los menos intensivos en consumo de energía con 0,53 tep anuales, mientras que las viviendas unifamiliares de la zona climática continental son las más consumidoras de energía con 1,69 tep año. De media, los alojamientos en viviendas unifamiliares consumen dos veces más que las viviendas en bloque o pisos.

mapa zonas climáticas

La energía consumida por sectores, según ‘European Commission EU-25 Baseline Scenario and Wuppertal Institute 2005’ manifiesta la importancia del consumo del sector residencial frente a los sectores terciario, transporte e industrial tal y como se representa en la siguiente tabla:

tipo de energía

Referente al reparto de consumo en los hogares españoles, considerando el conjunto de servicios y equipamientos disponibles, el servicio de calefacción es el mayor demandante de energía, con cerca de la mitad de consumo de todo el sector residencial. Le siguen en orden de magnitud los electrodomésticos, el agua caliente sanitaria, la cocina, la iluminación y el aire acondicionado. Dentro de los electrodomésticos, destaca el consumo de frigoríficos, lavadoras, televisores y los sistema stand by, llegando estos últimos a representar el 2,3 %.

consumos
Ante estos datos, existen algunos aspectos a tener en cuenta que nos pueden permitir ahorrar y disminuir nuestra factura energética:

  • Calefacción y ACS: Las primeras medidas las deberíamos realizar en estos apartados, puesto que son los que representan el mayor gasto energético (67%). Para ello, se deberían realizar medidas en generadores de calor más eficientes combinándolos con el uso de energías renovables tales como energía solar térmica o geotermia, incluir sistemas de regulación para la temperatura de confort y sistemas de válvulas termostáticas para emisores de calor. En resumen, mejorar la producción de calor e intentar disminuir la demanda en la vivienda.
  • Electrodomésticos: La selección de equipos de alta eficiencia representa un ahorro de energía, para ello es importante la incorporación de equipos con un etiquetado energético eficiente, así como un uso responsable de los electrodomésticos.
  • Iluminación: De igual manera que en los apartados anteriores, las lámparas y bombillas de baja eficiencia y elevado consumo se deberían sustituir por lámparas de bajo consumo, principalmente en las dependencias donde la iluminación se utiliza durante más horas año.

Siguiendo todas estas recomendaciones, los usuarios no sólo conseguirán importantes ahorros en sus facturas, sino que además contribuirán a que sus inmuebles sean más respetuosos con el medio ambiente, asegurando un futuro más sostenible para todos.

1Tep (toneladas equivalentes de petróleo, 1 tep = 11.630 kWh)

Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario