Publicidad
Alquilar una casa cerca de las pistas de esquí cuesta 553 euros semanales frente a los 570 que costaba en 2017. Respecto a hace seis años, la caída es del -4,3%. La brecha entre la renta semanal más cara y la más barata es de 622 euros.
  • COMPARTIR