Publicidad
Los compradores suelen inclinarse hacia viviendas listas para entrar a vivir, aunque sean más caras, por miedo a que las reformas no cumplan sus expectativas o se alarguen demasiado.
  • COMPARTIR