5 claves para elegir la mejor orientación de una vivienda

La orientación influye en la comodidad, tranquilidad y calidad de vida de los habitantes de una vivienda.

Se trata de un aspecto secundario para muchos compradores de inmuebles. Sin embargo, la orientación que presenta cada vivienda es un rasgo fundamental a la hora de adquirir un piso o una casa, un apartamento en la playa o un chalet en la montaña. Ello se debe a que es un componente que incide en los índices de ahorro y consumo de toda vivienda, pero también, y cada vez más, en la comodidad, tranquilidad y calidad de vida de sus habitantes. Por estos motivos, a continuación analizamos las cinco claves que nos ayudarán a elegir la mejor orientación de una vivienda.

5-claves-para-elegir-la-mejor-orientacion-de-una-vivienda

  1. Condicionantes de la ubicación

La orientación de cualquier vivienda está determinada por varios factores, tanto de carácter externo al inmueble como relativos a la propia estructura de la edificación sobre la que este se sustenta. Así, como indica Álvaro Rojo Sanz, director técnico de Edifitasa, es importante comenzar a seleccionar una vivienda en función de “la envolvente térmica del edificio, formada por las fachadas y sus ventanas, como las instalaciones térmicas que este posee, la biomasa, el gas natural, las fachadas ventiladas o los espacios tapón”.

En esta misma línea, para este técnico, los aspectos que más influyen en la selección de la orientación de una vivienda son “los huecos en la fachada y su tamaño, ya que permitirán una mayor ganancia solar y reducir así la demanda de energía”. Es por ello que los huecos de la fachada y el tamaño de los mismos se convierten en aspectos clave que los futuros propietarios tendrán que tener en cuenta cuando vayan a comprar su vivienda si quieren que esta resulte lo más eficiente y confortable posible.

  1. Criterios a la hora de seleccionar la mejor orientación

En lo que respecta a los criterios que deben llevar a cabo los compradores antes de adquirir una vivienda, desde Edifitasa hacen hincapié en el conocimiento por parte de estos “del tipo de clima en el que se ubica la vivienda, así como el patrón de sombras” de la misma, el cual indica la existencia de otras viviendas colindantes que proyectan sombra y reducen la radiación solar sobre los parámetros de la vivienda objeto del proyecto.

Por su parte, el arquitecto y profesor de la Universidad de Sevilla Víctor Moreno, sostiene que, además de estos aspectos, se deben analizar el entorno de la vivienda, las necesidades del cliente y el discurso del propio arquitecto. “Para mí el sol y la luz natural juegan un papel fundamental. El sol es una fuente de luz y una fuente de calor. Pero también hay que cuidar el viento, la lluvia y la humedad”, explica este docente y arquitecto.

  1. Cada orientación tiene sus ventajas e inconvenientes

Cualquier interesado en este tema debe saber que entre los expertos no existe unanimidad en lo que respecta a la selección de la mejor orientación de una vivienda, ya que como aseguran, cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes y, a la vez, cada vivienda puede tener unas estancias orientadas hacia un lugar y otras. Sin embargo, es necesario conocer cuáles son los rasgos positivos y negativos de cada orientación.

Así, como señala Rojo Sanz “aquellos inmuebles con orientación norte únicamente reciben calor algunas horas, principalmente en verano, y nada en invierno, por lo que, desde su punto de vista, “este tipo de orientación debería corresponder a las zonas más frías de la casa”. Por su parte, agrega este técnico, “la orientación sur recibe muchas horas de luz durante el día, sobre todo en invierno, por lo que se trata de una opción recomendable para aquellas zonas de nuestro país más húmedas”. Sin embargo, la orientación más compleja es la orientación este y oeste, sobre todo en verano, pues reciben hasta 2,5 veces más de radiación, la cual “es muy difícil de controlar” siendo las protecciones solares “muy poco efectivas”.

  1. Orientación y consumo de la vivienda

¿Qué rol desempeña la orientación en el consumo de los distintos servicios que se utilizan en una vivienda? En este sentido, Victor Moreno lo tiene claro, ya que para él la orientación de la vivienda es un rasgo “absolutamente determinante” a la hora de determinar muchos de los índices de consumo que en ella se generan.

De la misma opinión se muestra Rojo Sanz, quien subraya que “las pérdidas de energía a través de muros y ventanas” son los principales obstáculos a los que debe hacer frente el cliente, por lo que, añade, es importante trabajar hacia “una menor disposición de huecos en las fachadas orientadas hacia el norte, junto a la instalación de elementos de protección solar determinados en las viviendas orientadas al sur”.

  1. Ahorrar con la orientación adecuada

Así, para ambos expertos, no es de extrañar que la orientación de la vivienda funcione como un indicador de ahorro en la misma. De hecho, según sostienen desde Edifitasa, una orientación adecuada “puede conseguir una reducción de hasta el 66% en el consumo de la calefacción y refrigeración de las estancias”.

Por ello, reconoce Rojo Sanz, es recomendable optar por la orientación sur de una vivienda “de cara a captar cuanta más energía”, ya que “nos ayuda a reducir los consumos de calefacción en invierno”. Asimismo, desde Edifitasa aseguran que en verano se pueden limitar los efectos de tal radicación utilizando “elementos de sombreamiento, como toldos o vidrios de control solar u técnicas con el fin de evitar efectos de sobrecalentamiento”.

Publicidad
Suscríbete a nuestra news
y recibe la mejor info práctica, guías y actualidad