¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

5 razones para contratar un seguro de alquiler

Vivir de las rentas es el sueño de muchos. Invertir en la compra de una vivienda para rentabilizarla a través del alquiler es uno de los destinos del ahorro más comunes en España. En principio, se trata de una operación sencilla, que nos resulta incluso familiar porque ya hemos pasado por el proceso de convertirnos en propietarios de la casa en la que residimos de forma habitual. Igualmente, encontrar un inquilino no suele ser complicado. De hecho, la demanda está creciendo debido al encarecimiento de las hipotecas.

El problema viene después, cuando de pronto la transferencia de la renta se corta, y tratamos de averiguar por qué y no obtenemos respuesta o nos dan una excusa diferente cada mes, convirtiendo un impago puntual en algo crónico. Este indeseable incidente provoca que el sueño de conseguir esa libertad financiera que ansiamos se desvanezca. Para evitar sorpresas desagradables, se puede recurrir a la contratación de un seguro de alquiler, una figura que cada día gana adeptos. Estas son las razones.

1. Estar tranquilo no le dolerá a tu bolsillo

Muchos arrendadores están convencidos de que asegurar las rentas tiene un precio elevado. Si fuera así, entonces el boom de estas pólizas no hubiera tenido lugar. Solo tenemos que pensar en lo que se podría llegar a perder en caso de dar con un mal pagador. Entre abogado, procurador y otros gastos, la factura legal puede oscilar entre 800 y 2.600 euros, según Arrenta. Aparte, habría que calcular la reparación de los destrozos que podría dejar tras su marcha.

Según expone este corredor, el primero que introdujo la comercialización de este producto en España, el coste anual es de menos de media mensualidad. Esta compañía admite que destinando entre 3,5% y el 5% de la renta anual, se obtiene a cambio la seguridad absoluta y protección para asegurar 6, 12 o 18 meses de rentas, respectivamente.

2. Se tramitan en un abrir y cerrar de ojos

La tramitación de un seguro de impagos no solo es sencilla, también es rápida. Desde Arrenta apuntan que, tras recibir la documentación pertinente, que básicamente engloba los detalles del inmueble que va ponerse en alquiler y los datos de las partes implicadas, la respuesta llegará en un plazo máximo de 24 horas.

Debes sospechar de seguros de alquiler a precios muy bajos o de las campañas de publicidad muy llamativas, tal y como subrayan desde Arrenta. Desde el Observatorio Español del Seguro de Alquiler (OESA) advierten de que los falsos seguros han crecido un 21% en dos años. Solo hay que fiarse de productos comercializados por aseguradoras reconocidas por la Dirección General de Seguros.

3. Solo inquilinos solventes

Dice el refrán que más vale prevenir que curar. En este sentido, la selección del inquilino es fundamental, ya que si se hacen las cosas bien desde el primer momento, evitaremos lamentarnos en un futuro. Las agencias inmobiliarias se toman este casting muy en serio, pero también los mediadores especializados en la comercialización de seguros de alquiler.

A través de un scoring, se tiene la seguridad de que el inquilino es ideal. Algunos de los aspectos de los que las aseguradoras se cercioran es de que podrá enfrentarse a la mensualidad sin comprometer su estabilidad financiera. Arrenta expone que este estudio de viabilidad es esencial debido a que se detectan muchos casos de falsedad documental o de inquilinos que alquilan varias viviendas para luego subarrendarlas.

4. Cobrarás hasta recuperar tu casa

Envío de burofax, admisión a trámite por parte del juzgado, notificación al inquilino, posible oposición a la demanda y, finalmente, lanzamiento. Todo este proceso dura una media de ocho meses, aunque hay contingencias que pueden reducir este tiempo o alargarlo todavía más. En cualquier caso, ¿imaginas estar más de medio año sin cobrar por algo que es tuyo, y sin poder recuperarlo? No digamos ya si encima estás pagando una hipoteca por la casa.

La buena noticia es que estos seguros te protegen durante estos meses en blanco, así que tu inversión estará a salvo hasta que todo el proceso legal finalice, siempre y cuanto escojas una cobertura amplia, mínimo de 12 meses de rentas, tal y como recomiendan desde Arrenta. La mínima que suelen ofrecer las aseguradoras está en seis meses, pero si por cualquier eventualidad el proceso judicial se alarga, no cobrarías más allá.

5. Coberturas a medida

Si bien los lanzamientos por impago del alquiler bajaron un 5% en 2022 respecto a 2021, según el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), hay que tener en cuenta que los desahucios de familias vulnerables sin alternativa habitacional llevan paralizados desde marzo de 2020. Es por ello que, protegerse ha pasado a ser casi obligatorio. Al igual que ocurre con otros seguros como los de hogar o los de automóvil, las pólizas relacionadas con el alquiler ofrecen un amplio abanico de coberturas, llegando tan lejos como tú necesites.

Desde Arrenta argumentan que un seguro de impago es capaz de responder por los costes de la defensa jurídica profesional para realizar las acciones judiciales encaminadas a la recuperación del inmueble. Igualmente, hay pólizas que cubren una indemnización por actos vandálicos y se hacen cargo de la limpieza del inmueble, además de pagar las facturas de suministros impagadas por el inquilino, e incluso, corren con los gastos del cerrajero.

Publicidad