¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

10 alfombras de fibras naturales

Las alfombras son un elemento decorativo que se ha utilizado desde tiempos inmemoriales. Además de ofrecer confort y aislamiento, son muy indicadas para separar ambientes o para acentuar determinadas zonas de una estancia.

10 maneras de decorar con alfombras de fibras naturales

  1. Hoy nos vamos a centrar en las realizadas con fibras naturales, muy en sintonía con las tendencias actuales en arquitectura y decoración, que abogan por el uso de materiales ecológicos y sostenibles.
  2. Las alfombras de fibras naturales son muy recomendables por su belleza, su alta calidad y su carácter sostenible. Son apropiadas en todo tipo de interiores, no sólo rústicos, y hoy en día se pueden encontrar, además de lisas y en su color natural, en multitud de tonalidades y con diferentes estampados. A la hora de hablar de fibras naturales, tenemos que hacer una primera clasificación de fibras de origen vegetal y de origen animal.
  3. Dentro de las tejidas con hilos provenientes de animales, la lana es seguramente el material más antiguo. Las alfombras realizadas con pelo derivado de ovejas o cabras suelen tener el inconveniente de ser caras, pero son de un gran confort y belleza, ya que se trata de un material que acepta fácilmente el teñido con intensos colores.
  4. La seda es otro material ancestral para fabricar alfombras. Su hilo es resistente y elástico, y las alfombras resultantes son de una gran belleza, aunque deben de ser limpiadas con extremo cuidado. Hoy en día se suele combinar el material proveniente de los capullos de los gusanos de seda con lana, obteniendo resultados más resistentes.
  5. Dentro de la categoría de alfombras tejidas con hilos provenientes de plantas, las de algodón son también tradicionales. Son muy agradables al tacto y al igual que la lana, las podemos encontrar en una gran variedad de colores.
  6. De aspecto diferente, el cáñamo se ha utilizado igualmente desde tiempos inmemoriales. Su tacto es algo áspero, pero se trata de un material muy resistente y fresco. El coco es también un material rugoso y de aspecto rústico, muy resistente a la humedad y al desgaste, que se recomienda, como en el caso anterior, para zonas de paso.
  7. De tacto más suave es el yute, por lo que resulta muy apropiado en dormitorios, pero no en espacios de mucho tránsito, como vestíbulos o pasillos. Se tiñe fácilmente y se puede encontrar en una gran variedad de tonalidades, por lo que es muy decorativo. Uno de sus mayores inconvenientes es que es muy difícil de limpiar.
  8. A medio camino entre estos tres, se encuentra el sisal. Se trata de un tejido muy versátil y flexible, tan resistente como el cáñamo o el coco, pero casi tan suave como el yute. Es algo más caro que este último, y se puede utilizar en interior y exterior indistintamente.
  9. Las que se realizan a partir de tablillas de bambú son muy indicadas si queremos dar un toque étnico a la decoración de nuestra casa.
  10. De última generación son las alfombras elaboradas con algas marinas, con las que se consiguen superficies muy agradables y lisas. Las de fibras de papel son también muy novedosas por su carácter ecológico y sostenible, ya que se elaboran con resistentes cordones realizados a partir de papel reciclado.

¿Te han resultado útiles nuestros consejos? ¿Te hemos ayudado a escoger una alfombra para tu casa?

Publicidad