¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

Brexit y vivienda: ¿Qué consecuencias va a tener la salida del Reino Unido de la UE en el mercado inmobiliario español?

Después de más de cuatro años, el divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea (UE) es una realidad. España no saldrá indemne del Brexit, como tampoco lo hará en su sector residencial, ya que actualmente hay en nuestro país más de 800.000 propietarios de vivienda británicos y hasta la fecha son la nacionalidad extranjera que mayor cantidad de inmuebles ha adquirido, al representar cerca del 15% del total de operaciones que los compradores foráneos cierran en España. ¿Qué efectos supondrá para el sector inmobiliario patrio la salida oficial del Reino Unido de la UE?

Brexit y vivienda

El Brexit va a representar una ralentización en el corto y medio plazo de la compraventa de viviendas por parte de británicos. La Costa del Sol, el Levante y las islas serán las zonas más afectadas

La salida británica de la Unión Europea (UE) va a producir, en el corto plazo y medio plazo, una ralentización de la compraventa de vivienda en España por parte de clientes británicos. Ello se deberá, según Jesús Lorido, director del área de Real Estate de KPMG en España, tanto a la caída de la libra en los últimos años, “que ha hecho que el precio de la vivienda se encarezca”, como al surgimiento de un marco legal menos favorable para estos compradores, “por no ser ya ciudadanos comunitarios”.

Desde esta organización apuntan a que las zonas que “sin duda” se van a ver más perjudicadas por la menor demanda de compradores británicos serán la Costa del Sol, Baleares, Canarias y el Levante. Esta previsión, para el caso andaluz, es confirmada por Álex Radford, partner de My Lawyer in Spain, quien asegura que tanto en pueblos del interior de la provincia de Málaga como las localidades la costa, “como Antequera, Oria y Marbella”, el número de compraventas puede caer “entre un 20% y un 40%”.

La necesidad de contar con un permiso de residencia es la clave para entender la pérdida del apetito británico por la vivienda española. Es necesario suavizar los requisitos

Según los expertos del sector, el Brexit no supone ningún cambio en el proceso de compraventa de vivienda y tampoco repercute sobre los costes de la operación. Sin embargo, la decisión de los británicos para adquirir vivienda en nuestro país sí se ve condicionada por la necesidad de contar por un permiso de residencia, pues como señala Radford, “de lo contrario solo pueden pasar 90 días en España dentro de un periodo de seis meses”.

Desde esta organización indican que esta restricción “limita el apetito de compra” por parte de este colectivo, “que desea tener la opción de pasar más tiempo aquí sin restricciones”. De hecho, Radford cree que se deben poner medidas al respecto, lo que le ha movido a pedir “a ambos gobiernos que suavicen los requisitos de residencia en España”. Al respecto, este abogado expone que los ciudadanos noruegos tampoco forman parte de la Unión Europea y, sin embargo, “tienen las mismas condiciones de residencia que tenían los británicos hasta el pasado año”.

El permiso de residencia y las limitaciones que este conlleva para la adquisición de vivienda por parte de británicos en España también son destacados por Raisa Venermo, socia fundadora de Avalanding. En concreto, esta experta sostiene que el Brexit no complica los deseos “de aquellos que solo quieren comprar para invertir”, algo que no ocurre con los compradores que quieren vivir o pasar temporadas en nuestro país. Como posibles soluciones, desde Avalanding adelantan que aquellos que adquieran un inmueble por valor de más de 500.000 euros “tienen la opción de solicitar una Golden Visa” y que, si se trata de clientes con compras inferiores a esta calidad, pueden desarrollarse alternativas “como los visados no lucrativos, en caso de gente jubilada”.

Los británicos que ya tienen una vivienda en España se verán afectados por una nueva fiscalidad, con la que tendrán que tributar más por sus inmuebles puestos en alquiler

El hecho de que Reino Unido ya no sea un estado miembro de la Unión Europea también trae consecuencias en materia de fiscalidad para aquellos ciudadanos británicos que son propietarios de una vivienda en España y tienen la intención de rentabilizar su inversión a través del alquiler. Al respecto, Venermo declara que, al no formar parte de la UE, los británicos no pueden descontarse los gastos del inmueble, “como pueden ser algunas obras, el cambio de caldera u otros arreglos similares”.

Desde Avalading adelantan que los propietarios británicos tienen ahora que pagar un 24% sobre el alquiler bruto en España, “que es mucho más de lo que pagaría un ciudadano europeo”, ya que un ciudadano europeo puede descontarse los gastos anteriormente mencionados antes de pagar impuestos. En esta línea, Radford pide que el Gobierno español baje esta tasa impositiva al 19% “para nacionales de terceros países”.

Ni las limitaciones del Brexit ni las incertidumbres de la pandemia frenarán la compra de vivienda británica en España, ya que la inversión de este país seguirá teniendo un papel predominante

A pesar de las incertidumbres producidas por el Brexit en los últimos años, y de las consecuencias que el divorcio del Reino Unido y la UE tendrán en el corto y medio plazo en el mercado residencial español, Lorido apuesta porque los británicos seguirán teniendo “un papel” predominante en el mercado de compraventa de vivienda por parte de extranjeros. No obstante se trata de clientes, asevera este experto, que demandarán nuevos servicios en sus viviendas, “acorde con las nuevas exigencias de la pandemia”, por lo que las operaciones que se cierren tendrán como objeto inmuebles con mayores espacios, luz, terrazas o jardines.

De la misma opinión se muestra Carlos Smerdou, CEO de Foro Consultores Inmobiliarios, quien vaticina que una vez que finalice la pandemia España experimentará un incremento de compradores de segunda residencia, “fundamentalmente europeos, pero también británicos”. Así, desde esta organización creen que “lo más lógico” es que se negocien acuerdos bilaterales entre España y Reino Unido para mejorar las condiciones de los ciudadanos de ambos países, los cuales “ayudarán a que el impacto del Brexit sea bajo y se facilite la movilidad entre ambos territorios”.

Publicidad