Cómo iluminar para ver la tele

Colaboradora
La iluminación de tu casa no es sólo una cuestión de estética. La distribución de los puntos de luz en la estancia donde está colocada la televisión debe hacerse desde el punto de vista práctico, evitando que se den condiciones luminosas que te obliguen a forzar la vista.

Está demostrado que la televisión es el electrodoméstico más usado de todos: pasamos una media de cuatro horas al día sentados delante de ella. Por eso, nuestra tele siempre tiene un lugar privilegiado en casa, ya sea en el salón o en otras estancias. Si dedicamos tanto tiempo a esta actividad, es fundamental que las condiciones en las que lo hacemos sean óptimas.

Cuando coloques el televisor, debes tener en cuenta por dónde entra la luz natural. Evita ponerlo enfrente de una ventana o al lado, si está muy pegada. Lo importante es evitar el reflejo del sol sobre la pantalla.

Pero si la vemos de noche, ¿cuál es la luz ideal? Muchas veces tendemos a ver televisión totalmente a oscuras, porque crea un ambiente más íntimo y apropiadao para disfrutar, por ejemplo, de una película. Sin embargo, debes evitarlo porque supone un esfuerzo muy importante para tus ojos.

La iluminación muy intensa tampoco es una buena opción, ya que provocará el mismo efecto que la oscuridad completa. Lo que tienes que buscar es un nivel de luz que atenúe la claridad de la pantalla y la oscuridad del ambiente: una luz suave.

Cómo conseguir una luz adecuada para ver la televisión

Puedes jugar con la situación de los puntos de luz o con la intensidad de los focos. Si cuentas con un  interruptor que permita graduar la luz, modifica la intensidad cuanto te sientes delante de la tele para que no sea demasiado clara, pero que rebaje el contraste entre la pantalla y el resto del ambiente.

También son recomendables las lámparas de pantalla. Coloca una con pie que quede a una altura superior a tus ojos y a unos dos metros de distancia de tu posición. Conseguirás que la oscuridad se rompa y el contraste entre la pantalla y la habitación se equilibre.

Si prefieres ahorrar espacio, coloca apliques de pared detrás de ti. La luz no te dará directamente a los ojos y tu vista te lo agradecerá. Otra opción interesante es colocar una fuente de luz secundaria detrás del televisor. Si es una lámpara flexible mejor, así podrás orientar la luz hacia la pared.

Publicidad
Suscríbete a nuestra news
y recibe la mejor info práctica, guías y actualidad