¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

Cómo pintar un mueble lacado y darle un nuevo aire

Los muebles lacados están cubiertos por una pintura conocida como esmalte-laca. Esta técnica tiene su origen en China, donde las raíces del laqueado o lacado oriental se pierden en la noche de los tiempos. Si tienes una pieza en alto brillo que ha perdido su esplendor o, simplemente, te has cansado de su color, en este artículo te enseñamos cómo pintar un mueble lacado tú mismo y obtener el mejor de los resultados.

cómoda con cajones lacada en blanco

¿No sabes cómo pintar un mueble lacado? El primer paso es quitar las capas de laca del mueble.

Lo primero que tienes que hacer para quitar esas capas de laca es lijar el mueble. En función del número de capas que tenga el mueble será más o menos ardua la tarea. Para llevar a cabo esta acción, puedes utilizar una lijadora o hacerlo manualmente con papel de lija. Esta segunda opción será más lenta y necesitarás guantes. De lo que debes asegurarte es de que no quedan restos de esmalte. El papel de lija te será muy útil para quitar los restos más pequeños.

cabecero en blanco lacado alto brillo

Dado que se trata de un trabajo de bricolaje que implica la liberación de partículas al ambiente, te aconsejamos que realices este proceso al aire libre para no respirar los restos. Los lugares más adecuados para llevar a cabo este proceso son un garaje abierto o un jardín. En caso de que tengas que hacerlo en interiores, es imprescindible que te hagas con una mascarilla y que la estancia esté bien ventilada.

El decapante se aplica para retirar la pintura original. Tendrás que reparar los arañazos antes de volver a pintar

Tras haber retirado las capas de laca, deberás quitar las de la pintura original. El decapante es la mejor solución, pero ten mucho cuidado al aplicarlo. Decapar no es una tarea sencilla. De todas formas, en el mercado existen productos en spray o en gel, que actúan durante unas horas y luego permiten retirar fácilmente barnices y pinturas con un cepillo de cerdas duras. Después, el proceso que sigue es muy similar al que se pone en marcha para pintar muebles de madera.

armario lacado en negro imitación piel

No obstante, antes de empezar a pintar con el nuevo color tenemos que tener especial cuidado, ya que un simple arañazo puede estropear el cambio de imagen. Si antes de aplicar la pintura encuentras alguna imperfección, repárala con pasta de madera. Lo importante es que la superficie tenga el poro bien abierto para recibir el nuevo tono y tenga un tacto uniforme.

Entre capa y capa de pintura, debes esperar al secado por completo. Por último, vuelve a lacar el mueble o aplica barniz

Aunque podemos pintar con brocha, es más recomendable utilizar un rodillo o espátula. Coge un bote de pintura al esmalte y dilúyela en una base de aceite o en agua. Dependiendo de la marca de la pintura y de la superficie será más recomendable una opción u otra. Para evitar errores, pregúntale al especialista en pinturas de tienda para que te recomiende y lee muy bien las instrucciones.

cocina con muebles en blanco lacado

Agita la mezcla durante unos minutos. Después, aplica la primera capa sobre la superficie del mueble y deja que se seque durante al menos dos horas. Si han pasado dos horas y la superficie no se ha secado, es mejor que tengas un poco de paciencia y que esperes a que se haya secado del todo.

cómoda blanca para el dormitorio

Aplica una segunda capa y déjala secar. Si lo consideras necesario puedes aplicar alguna mano de pintura más. Si no es así, es conveniente que esperes al menos seis horas antes de utilizar el mueble. Después, puedes lacarlo de nuevo o aplicar barniz. Evidentemente, el resultado del lacado casero no es igual que el de un profesional, aunque existen muchos productos asequibles con los que conseguir un efecto bastante bueno.

Publicidad