¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

Cómo reparar el papel pintado de las paredes

Cada hogar es un mundo y las paredes son auténticos lienzos en blanco sobre los que desarrollar ese carácter único propio de cada estancia. Los muros son un pilar clave en la decoración de interiores. Más allá de la pintura, el papel pintado ha sabido hacerse un hueco en multitud de propuestas de interiorismo: desde ambientes modernos y sofisticados, hasta otros más sencillos y acogedores.

Hay muchas maneras de decorar las paredes pero, con el tiempo, el sistema elegido puede necesitar un repaso. Reparar el papel pintado es sencillo y le devolverá a tus muros el esplendor original

La amplia variedad de diseños hace de este recurso una solución ideal para crear atmósferas llenas de personalidad. Sin embargo, como ocurre con otros revestimientos, no es ajeno a ciertas amenazas que pueden deteriorarlo antes de lo previsto. En función del nivel de los daños, reparar el papel pintado se antoja una alternativa a tener en cuenta antes de sustituirlo.

reparar el papel pintado

Un mal empapelado de las paredes o problemas de humedad suelen ser causas habituales del deterioro del papel pintado de la pared. No obstante, existen otros riesgos más ‘mundanos’ que también contribuyen a un desgaste prematuro de los materiales.

Un objeto afilado que roza el muro dejando una huella imborrable. Muebles que se mueven y rasgan la superficie. Mascotas que convierten el papel pintado en su lima particular donde afilarse las uñas. Juegos infantiles que terminan dejando marcas… Los peligros acechan pero para todos ellos hay una solución.

cómo reparar el papel pintado

Lo primero, eso sí, es disponer de las herramientas adecuadas. A los habituales pinceles, rodillo y cúter se suman otros ‘extras’ con los que no puedes dejar de contar. El adhesivo de reparación es fundamental y puedes encontrarlo en diferentes versiones: en tubo, concentrado…

Si eres primerizo en materia de papel pintado resulta más que recomendable hacerse con algún rollo extra por si, en el futuro, has de enfrentar una reparación.

herramientas para reparar el papel pintado

No es lo mismo un revestimiento dañado por un arañazo que un material que se despega. Por eso, a la hora de reparar el papel pintado de la pared es importante tenerlo en cuenta. Una de las reparaciones más habituales tiene que ver con el despegado del papel. No es un daño como tal, pero sí resulta antiestético. 

Para devolverlo a su estado original basta con levantar levemente el papel a lo largo de la junta. Aplica adhesivo en la pared o el envés del mismo y colócalo nuevamente en su lugar. Utiliza un paño para alisarlo cuidadosamente y elimina el exceso de pegamento con otro. Una vez lo hayas hecho solo tienes que aplicar un rodillo para juntas y ¡listo!

causas del deterioro del papel pintado

Lejos de perder popularidad, el papel pintado gana adeptos no solo por lo sencillo que resulta colocarlo sino porque una pequeña reparación puede ser suficiente para devolverle el esplendor

Aunque la sencillez en su colocación es una de las claves del éxito del papel pintado, ese carácter DIY también puede constituir un riesgo. ¿Tus paredes parecen tener burbujas? El origen de estos daños hay que buscarlo en el momento mismo de empapelar. Es posible que no lo hayas alisado correctamente o, incluso, que esos bultos surjan como consecuencia de los productos empleados para la aplicación.

Sea como fuere, solo necesitas un cúter o un alfiler para hacer pequeñas perforaciones en su superficie. Si lo haces con cuidado serán imperceptibles pero te permitirán volver a tener unas paredes decoradas con papel pintado totalmente lisas.

reparar el papel pintado  con burbujas

El escenario más crítico es aquel en el que el papel pintado presenta desgarros o roturas. No es que no se pueda reparar, sino que la complejidad de la tarea hace que, en ocasiones, compense más un cambio completo. La decoloración del papel original o la dificultad para cuadrar los motivos del papel constituyen hándicaps importantes.

En todo caso, si estás dispuesto a intentarlo necesitarás un trozo nuevo de papel pintado que, como puedes imaginar, ha de ser más grande que la superficie dañada. Colócalo sobre la misma y con un cúter o cuchilla recorta el trozo a sustituir. De este modo te asegurarás de tanto el nuevo como el original sean de la misma medida y los motivos coincidan.

reparar el papel pintado rasgado

Cuando el estado del revestimiento en cuestión no invita a reparar el papel pintado es momento de explorar alternativas. Si el daño no es demasiado significativo u ocupa un área mínima, colocar algún elemento que lo disimule puede ser una solución.

Un cuadro, un espejo o un mueble pueden convertirse en tus mejores aliados ahorrándote un esfuerzo que, tal vez, no merezca la pena realizar. 

disimular en lugar de reparar el papel pintado

¿Te animas a reparar el papel pintado de las paredes de tu hogar o crees que la solución pasa por cambiarlo completamente?

Publicidad