¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

Cómo saber si una casa se revalorizará en un futuro

Aunque estés buscando una casa para vivir en ella, es inevitable añadir a la adquisición cierto matiz inversor. Cuando uno se convierte en propietario lo hace con la mirada en el largo plazo, y aunque la intención no sea venderla en un corto espacio de tiempo, siempre se evalúan determinados criterios para asegurar que la vivienda generará un buen retorno el día de mañana.

Es por ello que, antes de dar el paso definitivo, resulta esencial saber en qué medida se revalorizará el inmueble en un futuro. Muchos son los factores que influyen en la subida de precio, unos dictados por el mercado y otros por nosotros mismos haciendo mejoras de diferente calado. Queremos darte algunas pistas para que tomes la decisión adecuada antes de pasar por el notario.

Respetuosa con el medioambiente

En la construcción de una nueva vivienda, una calificación energética viene de serie. Sin embargo, con la segunda mano podemos toparnos con auténticos sumideros de energía que causan un impacto muy negativo en el planeta. Desde elementos estructurales como el aislamiento de la fachada hasta las fuentes de energía para alimentar la calefacción, hablamos de aspectos clave a la hora de conseguir una buena calificación.

Esta exigencia no es resultado de un capricho. El medioambiente se va deteriorando progresivamente y el cambio climático se ve influido de manera directa por nuestro comportamiento. Una vivienda tendrá un valor añadido por el hecho de tener una calificación alta. De hecho, desde Bruselas hay una intención clara de vetar la compraventa de viviendas que no son eficientes energéticamente, así que si no quieres malvender tu casa el día de mañana, asegúrate que está comprometida con el entorno.

Reformada de forma inteligente

Una casa se deteriora con los años, eso es evidente, y la única manera de solucionarlo es metiéndose en una reforma. Esto abarca renovar suelos, pintar paredes y techos, fontanería, instalación eléctrica, cerramientos y carpintería… Pero hoy en día, debido a la eficiencia energética, anteriormente mencionada, también habrá que renovar el sistema de calefacción y toda la iluminación.

Aprovechando los avances tecnológicos aplicados al ámbito doméstico, instalar un sistema de domótica que controle todas estas instalaciones hará la casa mucho más eficiente si cabe, ahorrando una cantidad de energía muy importante. Se trata de una mejora que cada vez cuesta menos operar porque el mercado de las smart homes se ha democratizado mucho y existen soluciones para cualquier presupuesto.

Habría que añadir otro elemento importante en la cuestión energética, que es el de la posibilidad de que se puedan instalar placas solares en la comunidad. Cada vez más son los edificios en altura que se deciden por aprovechar las cubiertas para contar con estos paneles. Si tienes en mente comprar una vivienda unifamiliar, entonces no tienes excusa para apostar por esta energía limpia.

Extras que suman

Un piso con terraza es un extra muy valorado. Es importante contar con un espacio al aire libre al que sacar partido cuando hace buen tiempo. No hay que perder de vista que con la pandemia y el confinamiento muchas terrazas acristaladas volvieron a abrirse al exterior. Si se trata de un jardín, deberá tener un mantenimiento regular. , que en la mayoría de los casos es de unas dimensiones generosas.

En cuanto al garaje, si el piso es céntrico, una plaza de aparcamiento privada bajo techo es un auténtico caramelo para los compradores. Lo mismo ocurre con un trastero. Actualmente, el negocio basado en el alquiler de estos espacios de almacenaje está arrasando. La accesibilidad también se mira, por eso la existencia de ascensor también se premia con un precio de venta más alto.

Unas buenas infraestructuras

La ubicación de una vivienda es tan importante como lo pueda ser el inmueble en sí. En caso de no contar con vehículo propio, bien temporalmente, bien porque no se posea, se tendrá que recurrir al transporte público para ir al trabajo, o si hay jóvenes en la casa, para ir al colegio o al instituto. De esta forma, una línea de autobús regular o una parada de metro cercana será indispensable. Si se cuenta con coche, la conexión por carretera es importantísima.

Todas las dotaciones necesarias

Desde los más pequeños, que necesitan acudir a la guardería, pasando por los que ya van al colegio o al instituto, se valorará tener a mano todos los centros educativos necesarios. Puede que la vivienda se encuentre en una urbanización a las afueras de la ciudad, por lo que ir a la compra de forma regular no se hará una carga si se tiene cerca un centro comercial con un supermercado y tiendas de distintas clases.

No hay que olvidar las dotaciones sanitarias. Tener cerca de casa un ambulatorio es vital, y si además hay un hospital o centro de especialidades, mucho mejor. Otras instalaciones que se agradece contar con ellas son los centros deportivos y las zonas verdes. Hacer deporte en un lugar adecuado o, simplemente, al aire libre por un parque bien cuidado es otra de las cosas que, sin tener que ver con la propiedad directamente, aumentarán su valor considerablemente.

 

Publicidad