Vender

Cómo vender tu casa en 10 pasos


¿Estás pensando en vender tu casa y no sabes por dónde empezar? Desprenderse de una casa no es algo que pueda hacerse de un día para otro. Son muchos los factores que entran en juego. Si lo que quieres es llevar a cabo este proceso de manera exitosa, te aconsejamos que leas la siguiente guía.

De esta forma, conseguirás vender la que hasta ahora era tu residencia en las mejores condiciones y no caerás en el error que los expertos del sector denominan “quemar una vivienda”, o lo que es lo mismo: poner un precio de venta por encima del valor real del inmueble, dilatando así el tiempo de venta de la casa.

¿Estás seguro de que estás listo para vender?

Seguro que antes de ser propietario, tuviste que hacerte una serie de preguntas para comprobar que estabas listo para comprar una casa. Ahora pasa lo mismo. Antes de iniciar el proceso de poner en venta tu casa, debes estar seguro de que realmente estás preparado para desprenderte de ella. Para ello, te recomendamos que te hagas una serie de preguntas:

  • ¿He amortizado suficiente capital para vender? Si la respuesta es negativa y debes más de lo que vale actualmente la vivienda, quizá sea mejor esperar.
  • ¿Puedo permitirme pagar los gastos que conlleva vender una vivienda? Contratar los servicios de un intermediario y preparar el inmueble para la operación trae consigo una serie de desembolsos que es posible que no puedas asumir, por lo que debes tenerlos en cuenta antes de tomar tu decisión.
  • ¿Estoy preparado, emocionalmente, para desprenderme de mi casa? Una vivienda contiene las vivencias que has experimentado en ella. Es posible que no estés preparado para deshacerte todavía de un piso que ha significado tanto para ti.

No siempre es el mejor momento

Si, tras reflexionar sobre ello, crees estar preparado para vender tu casa, es importante que elijas el momento más adecuado para hacerlo. En esta línea, los expertos del sector coinciden en afirmar que la primavera y el verano son los mejores momentos del año para vender una vivienda. Ello se debe a que muchos compradores son familias que cambian su casa por una más grande y aprovechan estos meses para mudarse antes de que empiece el curso escolar. De igual modo, el clima agradable fomenta las visitas a los inmuebles en venta.

Pon tu casa en orden

Despréndete de todo lo innecesario porque los potenciales compradores no querrán verlo. Revisa tus pertenencias y decide con cuáles te quedas, cuáles regalas y cuáles tiras al cubo de la basura. Estas pequeñas acciones te ayudarán a que tu hogar sea percibido por los interesados como más grande. También es importante que dotes a la vivienda de suficientes espacios de almacenamiento, pues gracias a ellos habrá menos cosas a la vista de los clientes. Así, no solo se llevarán una imagen ordenada de tu casa, sino también de ti como propietario.

El secreto está en despersonalizar

No es necesario que los tires, pero te resultará satisfactorio que, cuando planifiques las visitas de los potenciales clientes, guardes tus fotografías y recuerdos personales. Este sencillo paso ayudará a que, cuando salga de tu casa, el potencial comprador se imagine viviendo allí, haciendo suyo ese piso, por lo que el cierre de la operación estará más cerca de materializarse.

Todo lo que moleste, al trastero

Has decidido vender tu casa y desprenderte temporalmente de tus pertenencias personales. ¿Qué vas a hacer con ellas si no pueden estar a la vista de los clientes? Una posible solución es contar con almacenamiento extra de carácter temporal, o lo que es lo mismo: alquilar un trastero. En los últimos tiempos han proliferado las empresas especializadas en la contratación de este tipo de espacios y, en caso de que en tu localidad no puedas acceder a ellos, siempre podrás arrendar un trastero particular cercano, que te ayude a mantener al margen de los compradores todo aquello que no les desees mostrar.

Una mano de pintura y algo más

Renovar la imagen de tu casa te ayudará a encontrar comprador más rápidamente. Sin embargo, no es conveniente que pienses en realizar reformas de calado, porque con ellas no recuperarás la inversión. En cambio, te resultará mucho más positivo dar un lavado de cara a la vivienda, lo que repercutirá en beneficio de la imagen final que ofrezcas a los clientes. Concéntrate en la cocina y el baño, en los suelos y en las paredes. Tampoco está de más que cuides la iluminación.

Un precio de compra acertado

Determinar el precio correcto de venta es una de las claves para cerrar la operación en el tiempo adecuado. Fijar este indicador no es fácil y deberás tener en cuenta varios aspectos. El primero es conocer el precio al que se están vendiendo las casas de la zona, siempre y cuando estas tengan características similares a la tuya. En paralelo, debes incluir en el precio de salida el coste de las reformas y el factor de revalorización de las mismas.

Amor a primera vista

Si tu hogar es una vivienda unifamiliar, resulta capital que fomentes su imagen exterior, pues es lo primero que van a ver los clientes de él. En el caso de que cuentes con jardín, recorta los setos, pasa el cortacésped y cuida las flores. Si, por el contrario, cuentas con patio, asegúrate de que luce lo más limpio y ordenado posible, deshaciéndote de las hojas de temporada o de las telarañas que puedan ir originándose.

La importancia de los detalles

Planifica la puesta en escena de tu vivienda, limpiando y reorganizando los muebles, para que cada espacio parezca recién sacado de una revista de decoración. Así resaltarás los puntos fuertes de la casa y suavizarás sus defectos. Para ello, es importante elegir colores neutros para las paredes, que dejes entrar toda la luz natural posible y que selecciones únicamente aquellos muebles que cumplan una función en la vivienda. Todo lo demás es prescindible.

Corre la voz

A veces el comprador de tu casa puede estar entre tus propios amigos. Hazles saber que estás en pleno proceso de venta. Está comprobado que el boca a boca es una técnica que funciona. No obstante, si necesitas un servicio más profesional y rápido, contratar los servicios de una agencia suele ser un acierto. Es cierto que tú mismo puedes publicar el anuncio de tu casa en portales como pisos.com, haciendo buenas fotos y escribiendo una descripción completa, pero un intermediario, además de darle visibilidad a tu inmueble, se encargará de las visitas y de gestionar todo el papeleo. En cuanto a las redes sociales, también pueden ser un medio de difusión estupendo, pero tendrás que valorar si es seguro admitir que tu casa está vacía o si tendrás tiempo para manejar las peticiones de información.

Publicidad
Suscríbete a nuestra news
y recibe la mejor info práctica, guías y actualidad