¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad
Comprar

Cuál es el momento perfecto para comprar una casa


Investigación. Esta es la palabra clave para conocer el mercado inmobiliario y así constatar cuándo es el momento adecuado para adquirir una vivienda. ¿Son los actuales precios convenientes o puede que bajen en el corto plazo? ¿El valor de venta de la casa que me interesa está la línea de lo que se está pidiendo por un inmueble similar en la misma zona? ¿Existen más pisos con las mismas características?

Comprender cómo se mueve el sector residencial te ayudará a despejar incógnitas sobre el proceso de compra, seguramente muy similares a las que acabamos de proponerte. Debes poner en práctica tus dotes detectivescas y escudriñar a fondo el mercado para decidir si ahora mismo te conviene aprovechar la oportunidad o es mejor ser prudente y esperar un cambio de ciclo.

Indaga sobre la zona

El primer paso para conocer si el actual es el momento idóneo para comprar una vivienda es conocer cómo es el mercado inmobiliario local, especialmente, en lo tocante a precios. Para ello, nada mejor que indagar por la red y analizar los anuncios de las casas situadas en la zona que te interesa. Por supuesto, es absolutamente imprescindible que busques inmuebles de características similares.

De igual modo, existen numerosas empresas especializadas, ya sean tasadoras, promotoras o agencias inmobiliarias, que con cierta periodicidad hacen estudios sobre los precios que se mueven dentro del residencial. Sin ir más lejos, el portal inmobiliario pisos.com publica cada mes su informe de precios de venta. No dudes en echarle un vistazo a la sección de research de este blog.

Realiza un estudio comparativo

Una vez que hayas concretado las zonas en las que te interesaría comprar una vivienda es importante que profundices tu conocimiento sobre esas áreas. La vía más cómoda para ti es encargar un análisis comparativo del mercado o CMA, en sus siglas en inglés.

Este documento, realizado por profesionales del sector inmobiliario, especialmente procedentes de la intermediación, te abrirá el camino para que conozcas datos concretos de calado sobre las propiedades más interesantes en cada zona. Por lo general, un CMA contiene la siguiente información:

  • Superficie. Cantidad de metros cuadrados que presenta la casa, tanto metros cuadrados construidos como metros cuadrados útiles.
  • Orientación. Posición del inmueble. Dato muy útil de cara a conocer cuándo y durante cuánto tiempo registra horas de sol. Con él podrás decidir qué mobiliario ubicar en cada instancia de la vivienda con el fin de que cumplan funciones distintas.
  • Número de habitaciones. Aquí deberás concretar si el número de estancias anunciadas son dormitorios o, por el contrario, lo que se oferta es la distribución total, salón o comedor incluidos.
  • Fecha de construcción. Este dato es especialmente relevante para hacerte una idea de hasta qué punto el inmueble necesita ser reformado o, por el contrario, ya ha experimentado una rehabilitación por parte de anteriores dueños.
  • Servicios. Este listado también resulta determinante para inclinarte por la elección de una vivienda u otra. El mismo deberá incluir desde la existencia ascensor hasta la explicación de las zonas verdes con las que cuenta la finca en la que se ubica la vivienda, pasando por el sistema de seguridad, piscina, sala de reuniones, etc.
  • Características propias. Por último, un buen CMA te dirigirá a los rasgos propios que distinguen el inmueble, para lo bueno y para lo malo. Desperfectos en paredes y suelos, obras de mejora realizadas, terrazas cerradas o cambio en el número de estancias son algunos de los datos que puede ofrecerte.

En paralelo, otra vía para que realices tu análisis comparativo del mercado lo constituyen los servicios de listados múltiples o MLS, en sus siglas en inglés. Esta alternativa consiste en información compartida por varias empresas inmobiliarias, especialmente agentes, en las que se constata cuáles son las propiedades captadas por cada uno de ellos. Estas operaciones te permitirán acceder a los precios medios de venta de aquellas propiedades que sean similares a las que te interesan.

Verifica las ventas que se cierran

Conocer el ritmo de ventas que se producen en una zona determinada te ayudará a comprender si el actual es el momento adecuado para comprar una vivienda en la zona que te interesa.

Así, si se han producido muchas ventas en los últimos años, este dato deberá hacerte ver que se trata de un mercado recalentado, con precios que han aumentado y que, con mucha probabilidad, se encuentran por encima de su valor real. Por el contrario, si constatas que los precios han bajado, quizás sería conveniente que te decantaras por comprar y no esperar más.

Concreta la oferta de vivienda

Por último, conocer la oferta real de vivienda con la que cuentan las zonas que te interesan te resultará fundamental para decantarte o no por un inmueble ubicado en ellas en un momento determinado. Ello se debe a que, en las áreas con stock te resultará más fácil escoger entre todas las casas disponibles y, con toda probabilidad, tendrás margen de negociación en cuanto a precio se refiere.

Por el contrario, zonas con escasa oferta son sinónimo de subidas de precios y de un menor número de opciones entre las que elegir, por lo que, si te inclinas por un inmueble ubicado en ellas, seguramente este presentará más limitaciones en cuanto a tus exigencias. De ahí que resulte clave en tu proceso de decisión de compra conocer bien cuál y cómo es la oferta inmobiliaria de cada zona residencial. Con esos datos determinar cuándo es el momento para comprar una vivienda te resultará mucho más fácil.

Publicidad