Financiar

Descubre en qué fijarte cuando compares hipotecas


Hipotecarse es una de las decisiones más determinantes que tomamos en la vida, ya que conlleva un pago fijo todos los meses que abarcará varios años de nuestra vida. Por este motivo, es muy importante que encuentres el préstamo que mejor se adapte a ti una vez estés convencido de que estás listo para comprar una vivienda. Antes de ir al banco debes reflexionar y definir tu perfil como cliente y evaluar tus necesidades financieras.

En esta guía te mostramos los aspectos más relevantes en los que debes fijarte cuando analices las diferentes hipotecas que ofrecen los bancos. Con estos consejos te resultará más fácil elegir la que de verdad te conviene.

¿Hipoteca online o tradicional?

El mundo digital ha avanzado enormemente en los últimos años, por lo que no ha de extrañarte que el sector hipotecario haya sucumbido a las ofertas online. Estos productos digitales ofrecen condiciones muy competitivas, tanto a tipo fijo como a variable, aunque cuentan con la limitación de que se trata de hipotecas estándar, poco adaptables al perfil individual de cada cliente.

Todo lo contrario sucede con la banca tradicional, que se caracteriza por ofrecer productos personalizados para cada futuro hipotecado. Esta posibilidad de crear productos a medida se ve reforzada por su capacidad de negociación, que es mayor que la de la banca digital. Sin embargo, también cuentan con puntos débiles, entre los que destaca su precio, pues se trata de hipotecas más caras y que, en líneas generales, requieren garantías adicionales por parte de quien las contrata.

Estudia los distintos tipos de préstamo

El mercado hipotecario español es diverso. Por este motivo, no está de más que investigues en profundidad los distintos tipos de préstamos que puedes contratar y analices cuál de ellos se ajusta más a ti. Dentro de esta tipología puedes encontrar:

Hipotecas fijas

Se trata de préstamos que mantienen un tipo de interés constante durante toda la vida del préstamo. De esta forma, al no depender de los movimientos de indicadores externos, tienes la seguridad de que siempre vas a pagar lo mismo cada mes.

Hipotecas variables

Estos préstamos están condicionados a la evolución de índices de referencia, como por ejemplo el Euríbor, de modo que si el indicador sube, el tipo de interés que tendrás que pagar también se verá incrementado. La situación funciona de la misma manera al revés: si el índice baja, tu cuota también. En cualquier caso, esto no ocurre cada mes, sino según lo estipulado en el contrato, que suele ser cada seis o doce meses.

Hipotecas mixtas

Estas soluciones combinan el pago de una cuota mensual a tipo fijo, especialmente durante los primeros años de la vida del préstamo, y cuotas a tipo variable durante el resto del tiempo.

Presta atención a los productos vinculados

Es normal que el banco aproveche la ocasión y te ofrezca contratar un seguro de vida o un plan de pensiones al tiempo que firmas la hipoteca porque lo que quiere es fidelizarte. Lo habitual es que estos servicios fueran más baratos fuera del banco. Sin embargo, en el pasado, negarse a aceptar estos productos vinculados significaba tener más difícil el hecho de obtener financiación.

La Ley Hipotecaria acabó con esta situación. El objetivo fue conseguir que el cliente pueda ahorrar, por lo que permite que ciertos productos puedan contratarse con terceros, no necesariamente con la entidad con la que se firma la hipoteca. Ahora el banco no puede negarte la hipoteca por no contratar más productos, pero sí puede mejorar las condiciones si los aceptas.

Al contratar productos complementarios a tu hipoteca, puedes lograr una rebaja en los tipos de interés del préstamo. Por lo general, estos productos pueden representar una bonificación de entre el 1% y el 1,3% del diferencial, respecto a la misma hipoteca sin vinculación. No obstante, debes tener en cuenta que la bonificación dependerá del número de productos que contrates, de modo que esta será mayor cuanto mayor sea la fidelidad que demuestres hacia el banco.

Infórmate sobre los avales públicos

En muchos países los gobiernos ayudan a determinados colectivos vulnerables respaldando préstamos destinados a la compra de vivienda. En España también se dan alternativas en este sentido con jóvenes, mayores de 65 años, familias numerosas, víctimas de violencia de género... De ahí que nunca está de más que te informes sobre la posibilidad de acceder a determinados avales públicos puestos en marcha por algunas administraciones. Pregunta en la consejería de vivienda de tu comunidad o ciudad autónoma sobre posibles subvenciones a las que puedas acogerte.

Pide opiniones a tu entorno

Aunque hay quien paga al contado, la hipoteca es la forma más común de ser propietario de una casa. Seguro que alguien de tu entorno puede contarte cómo le fue la búsqueda de financiación, qué obstáculos encontró, las dudas que le surgieron... Estas opiniones son más valiosas de lo que crees. Familiares, amigos o compañeros de trabajo pueden darte respuestas que te ayuden a construir una imagen del mercado hipotecario y te preparen ante lo que te vas a encontrar español, desde cuáles son las entidades que mejor te van a tratar hasta los productos más recomendables y con menos complicaciones.

Contrata un bróker hipotecario

Si tienes claro todo lo que necesitas para conseguir una hipoteca, adelante. Pero si, aun llevando a cabo los pasos que te hemos ofrecido en esta guía, tiene dificultades a la hora de comparar hipotecas y no sabes realmente cuál es la que más te conviene, plantéate la posibilidad de contratar un bróker hipotecario. Este intermediario profesional va a ayudarte a acceder a las diferentes ofertas de las entidades financieras.

Entre las ventajas de contratar sus servicios destaca la filtración de la oferta, ya que esta figura te dará a conocer únicamente las hipotecas que se ajusten a tus necesidades. También podrá conseguir unas condiciones más ventajosas para tu préstamo de las que obtendrías tú como particular si acudieses directamente al banco. Pero, como todo profesional que se tercie, te cobrará una comisión. En tus manos está valorar si te compensa pagar esta tarifa a cambio de quitarte trabajo de encima.

Publicidad
Suscríbete a nuestra news
y recibe la mejor info práctica, guías y actualidad