¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad
Vender

Todas las claves para vender una casa a través de una agencia


Vender una casa puede convertirse en una pesadilla, sobre todo, cuando no tenemos experiencia sobre el terreno ni conocemos el mercado con holgura. Por eso, son muchos los compradores que se alejan de los quebraderos de cabeza y optan por contratar los servicios de una agencia inmobiliaria.

Esta intermediación tiene un coste económico, no nos dejemos llevar por el engaño. Pero, a cambio, nos beneficiamos de los servicios de estos profesionales, que pueden acelerar la venta y mejorar el precio que obtengamos por desprendernos de nuestra vivienda. Si quieres saber cuáles son las claves de vender tu casa a través de una agencia, te aconsejamos que sigas leyendo.

Ten claro lo que buscas

Las agencias inmobiliarias actúan de forma muy distinta en los procesos de compra y de venta, eso debes tenerlo claro desde el minuto uno. Por eso, a la hora de elegir la empresa que quieres que venda tu casa al mejor precio y en el menor tiempo posible, debes cerciorarte de que cumpla algunos requisitos, como:

  • Honestidad. Tu intermediario inmobiliario conoce el mercado en el que se ubica tu casa, así como los tiempos de venta que en él se registran y los rangos de precios de sus viviendas. De ahí que, en tu primera entrevista con él, deba mostrarse honesto en lo relativo a la situación de ese mercado local, ofreciéndote información veraz a propósito de tu inmueble.
  • Precisión. La agencia debe tasar tu vivienda con el mayor rango de profesionalidad posible, por lo que es muy probable que, a la hora de comunicarte el valor del inmueble, no estés de acuerdo con ellos, pues te puede parecer un precio demasiado bajo. Guíate de su experiencia y conocimiento del terreno.
  • Capacidad de maniobra. Tu agente inmobiliario debe maniobrar adecuadamente para vender tu vivienda, tanto a la hora de mostrarse negociador con los clientes que te surjan, como en el momento de solucionar problemas que aparezcan durante la venta.

Cuenta con sus honorarios

Las agencias inmobiliarias no trabajan gratis, y son precisamente los vendedores los que cargan con el mayor peso de sus honorarios. Así que es importante que cuentes con este gasto y lo restes de la cantidad que vayas a obtener de tu venta. También te conviene saber cómo se organiza este sector, pues las comisiones que se llevan han cambiado mucho en los últimos años.

En el caso de que contrates una agencia tradicional, deberías saber que su comisión oscila entre el 3% y el 7% del precio de venta de la vivienda. Por el contrario, si optas por trabajar con una agencia online, ten claro que sus precios se sitúan en una horquilla que abarca desde los 4.000 a los 8.000 euros. De igual modo, vigila que si eliges una tarifa por suscripción esta se sitúa, de media, en los 60 euros mensuales.

Encuentra agencia pronto

Trabajar con un intermediario desde el inicio del proceso de venta te va a proporcionar muchas ventajas, por lo que es imprescindible que encuentres la adecuada lo antes posible. De hecho, elegir la agencia que mejor se adapta a ti puede incluso ayudarte a abrir los ojos y convencerte de que no es el momento de vender tu casa. Aunque subrayamos que esto no es lo habitual.

Sí lo es, en cambio, que estos profesionales te orienten en lo relativo al precio de salida que debes poner a tu vivienda, te guíen en torno al proceso de comercialización que se debe llevar a cabo o te sugieran realizar cambios en el inmueble, si con ellos los plazos de venta pueden acortase, y el valor del inmueble, incrementarse.

Conoce el sector de la intermediación

Las agencias inmobiliarias constituyen un sector económico potente. Y fundamentalmente diverso. Por eso, te conviene saber que cada agencia inmobiliaria es distinta, lo que repercutirá en su forma de trabajar contigo. Es posible que muchas de las que conoces no sean las adecuadas para vender tu casa.

Ello se debe a que determinadas agencias presentan tal grado de especialización que solo actúan sobre determinados segmentos residenciales: vivienda de lujo, casas en el centro de las ciudades, inmuebles destinados directamente al alquiler, etc. Por eso, ten claro cómo es tu casa y cuáles son las agencias a las que puedes dirigirte. Lo demás es una pérdida de tiempo.

Chequea tus necesidades

Los agentes inmobiliarios agradecen mucho encontrarse con clientes que saben lo que quieren. Te recomendamos que seas uno de ellos, ya que de ese modo la comunicación con ellos será fluida y el proceso de venta se aligerará. Algunos datos que debes facilitarte cuando comience la búsqueda de clientes son los siguientes:

  • Cómo es la casa que vendes.
  • En qué barrio se ubica el inmueble.
  • Hasta qué punto estás dispuesto a realizar obras de mejora.
  • Cuál es el precio de salida que habías pensado.

Con ellos, las agencias inmobiliarias podrán hacer una primera batida al mercado local, de modo que tus primeros contactos con estos profesionales resultarán muy útiles en lo que respecta a la toma de decisiones por tu parte. También te darán información sobre cómo trabajan estas compañías y lo que puedes esperar de ellas.

Obtén referencias

Al igual que haces a la hora de reservar un hotel o comprar un coche, tener referencias de las agencias inmobiliarias que te interesan te ayudará a decantarte por la más adecuada. Comienza valorando las opiniones más próximas a ti, como las de familiares y amigos, ya que suelen ser estas apreciaciones las que más tenemos en cuenta y por las que finalmente nos inclinamos.

En el caso de que estas no te convenzan, o no resulten suficientes, te aconsejamos que navegues por la red y te nutras de las opiniones de particulares que han contrato agencias que actúan en tu mercado inmobiliario local. Tampoco está de más que abras tu círculo de contactos y sondees a compañeros de trabajo o vecinos.

 

Publicidad