Descubre por qué la arquitectura sostenible está triunfando en Andorra

La emergencia climática es una realidad que afecta a todos los sectores y la arquitectura no es una excepción. Los datos de la Unión Europea revelan que, en su conjunto, los edificios son responsables del 40% del consumo energético de la UE y del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero, generadas principalmente durante su construcción, utilización, renovación y demolición. Además, en torno a un 75% del parque inmobiliario enclavado en el territorio europeo es ineficiente desde el punto de vista energético.

A tenor de los datos, la arquitectura sostenible se ha convertido en la mejor aliada para minimizar la huella ecológica del sector, impulsando el desarrollo de soluciones habitacionales respetuosas con el medioambiente. Los proyectos de la llamada arquitectura ecológica han proliferado al albor de esa creciente conciencia medioambiental. En escenarios donde la naturaleza es parte del atractivo del paisaje, se tornan más interesantes si cabe, no en vano, la integración en el mismo es una de las características de la arquitectura sostenible.

Andorra: el paraíso de la arquitectura sostenible

Andorra es un ejemplo claro. El Principado cuenta con un entorno natural envidiable, en plena cordillera de los Pirineos y esa idiosincrasia ha inspirado durante años un tipo de construcciones muy particulares. A día de hoy, promociones como Aldosa Village, un conjunto residencial de 14 casas adosadas y 2 tríplex que destacan por su diseño e innovación, evidencian cómo la arquitectura sostenible busca conservar al máximo lo más natural del paisaje.

El respeto por el encanto de ese entorno natural que derrocha serenidad arranca desde las propias fachadas y cubiertas con un diseño a un agua y hasta con canalones para la recogida de aguas pluviales calefactados para evitar su congelación en las épocas más frías del año. Hablamos de elementos que ponen en simbiosis la arquitectura del proyecto con el tradicional paisaje típicamente andorrano, dotando a las viviendas de un carácter exclusivo y diferencial.

Pero las características que llevan al triunfo de este tipo de construcciones en Andorra van más allá de su capacidad para integrarse en el paisaje. Otro de los aspectos fundamentales de la arquitectura sostenible tiene que ver con la orientación. De una elección acertada depende, por ejemplo, la cantidad de energía necesaria, entre otras cosas, para la climatización del hogar o el confort interior. En el caso de Aldosa Village, su localización entre La Aldosa y Anyós convierte a este conjunto residencial, obra del afamado arquitecto Rafael de la Hoz, en uno de los que disfrutan de mayor cantidad de horas de sol en el Principado.

El diseño de las viviendas presta una especial atención al capítulo de la iluminación, otro de los elementos que definen la arquitectura sostenible que triunfa en Andorra. Con un clima mediterráneo de montaña, de inviernos fríos y veranos calurosos, la cuestión no es baladí. La fachada principal de cada bloque cuenta con grandes superficies acristaladas que llevan la marca del sistema Hi-Finity, una elección que si bien maximiza la luminosidad interior, también ofrece el máximo rendimiento en lo que a aislamiento se refiere. El proyecto incluye otros extras como estores de oscurecimiento y control solar de los dormitorios, por ejemplo, para una gestión eficiente de la iluminación natural.

¿Y si pudieras vivir en una casa energéticamente eficiente?

La eficiencia energética también está detrás del éxito de la arquitectura sostenible en Andorra. En este capítulo, son muchos los elementos para mejorar el rendimiento de las construcciones. Desde un correcto aislamiento hasta el uso de energías renovables, pasando por la aplicación de las últimas tecnologías en el diseño de la propia construcción. El conjunto residencial Aldosa Village incluye en sus divisiones interiores subestructuras de acero galvanizado, con aislamiento y doble placa de yeso laminado a ambos lados que, en las zonas húmedas son, además, hidrófugas y resistentes a la humedad.

Además, las viviendas cuentan con un pack de domótica básica, escalable y personalizable que no solo permite un control remoto de la iluminación, sino que incluye aspectos como simulador de presencia; gestión automatizada del clima; control de estores y función “buenos días”; conserjería 2.0…

El uso de energías renovables así como la reducción de la demanda energética mediante estrategias de diseño son otras cuestiones que explican el aumento de la popularidad de la arquitectura ecológica en el Principado. En este sentido, proyectos como Aldosa Village no solo apuestan por la iluminación LED, sino que incorporan otros mecanismos como sistemas de climatización de eficiencia energética de bomba de calor por geotermia, así como ventilación mecánica controlada mediante equipos entálpicos de recuperación de calor con batería de precalentamiento del aire.

Si estás pensando en apostar por una construcción altamente eficiente en el ámbito energético, ecológica e integrada en el paisaje, Andorra puede ser un destino perfecto para encontrarla y Aldosa Village una promoción ideal para convertirse en tu nuevo hogar.

Publicidad
Suscríbete a nuestra news
y recibe la mejor info práctica, guías y actualidad