¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad
Jesús Hernández Galán, director general de Accesibilidad Universal de ONCE. Jesús Hernández Galán, director general de Accesibilidad Universal de ONCE.

España suspende en accesibilidad a la vivienda

Jesús Hernández Galán
director general de Accesibilidad Universal de ONCE
.

La adquisición de una vivienda supone para la mayoría de sus propietarios la inversión más importante de sus vidas, una inversión en la que paradójicamente no se suele tener en cuenta los criterios que aseguren su uso y disfrute ante las eventualidades que los seres humanos podemos sufrir con el paso del tiempo.

Muchas de las personas que me leen se preguntarán en qué consisten esos criterios. El concepto de accesibilidad universal, aplicado a la edificación, trata sobre la condición que han de cumplir los edificios (espacios e instalaciones) para permitir su uso a todas las personas. Se trata, en definitiva, de condiciones que mejoran la habitabilidad, la comodidad y la usabilidad de nuestra vivienda.

Un ejemplo que ilustraría este diseño sería la existencia de un acceso a nivel en la entrada principal del edificio o de un ascensor con dimensiones suficientes, que permita su uso a todas las personas, con independencia de que una persona se desplace en silla de ruedas o simplemente empuje un carrito de bebe o transporte el equipaje cuando viaja.

La Fundación ONCE empleó un año en un proyecto de investigación con objeto de comprobar los criterios de accesibilidad universal del parque de viviendas de primera residencia en España. La conclusión final del proyecto, desgraciadamente, deja la accesibilidad a la vivienda en nuestro país con suspenso generalizado, es decir, el diseño de las mismas no responde a las necesidades de todas las personas.

Lógicamente el aspecto determinante a la hora de comprar una vivienda es el precio y sobre él influyen el resto de características como la ubicación, el tamaño, los equipamientos pero… ¿Qué lugar ocupa la accesibilidad? El estudio indica que no parece ser un atributo fundamental a la hora de elegir una vivienda.

Sin embargo, si analizamos más en profundidad, extraemos la conclusión de que los dos elementos constructivos mencionados anteriormente, el ascensor y la rampa de acceso al portal, lideran las reformas realizadas en nuestros bloques de viviendas, lo que demuestra su importancia.

La accesibilidad universal trata las condiciones que mejoran la habitabilidad, la comodidad y la usabilidad de nuestra vivienda

Este hecho obliga a las comunidades de vecinos a afrontar gastos de considerables proporciones que dependerán de diversos factores, como la solución constructiva, las ayudas públicas que se puedan recibir, el poder adquisitivo de la comunidad y plantean un terrible dilema, el de si seremos capaces de permitirnos vivir en otra vivienda si la actual no se adapta a nuestras necesidades.

Inevitablemente esta situación debería plantearnos la necesidad de valorar criterios de accesibilidad en el momento de la compra. La razón principal es que puede sernos una condición necesaria a la hora de afrontar nuestro futuro y, si no necesaria, indudablemente supone un aumento en la comodidad de uso, pero lo que es seguro que supone un plus a la hora de valorar la inversión económica de ese bien.

Más elementos alineados con la accesibilidad son la existencia de un videoportero, que cumple el doble objetivo de incrementar la seguridad a cualquiera y permitir la comunicación a personas sordas, la flexibilidad de distribución de una vivienda tanto para adaptar un aseo o los huecos de paso de las puertas que permitan la circulación de una persona en silla de ruedas, como para transformar una vivienda simplemente por capricho, la construcción de aparcamientos de forma que comuniquen verticalmente con las viviendas, la inexistencia de diferentes niveles de acceso a zonas comunes como jardines, trasteros, piscinas….

Muchas de estas características son, además, de obligado cumplimiento en los edificios construidos a partir de la entrada en vigor de la modificación del Código Técnico de la Edificación, Real Decreto 173/2010, de febrero de 2010. Esta circunstancia, si se aplican los correspondientes mecanismos de control, será muy beneficiosa para aumentar el parque de viviendas accesibles, a la vez que no repercutirá en el bolsillo del futurible comprador debido a que la accesibilidad universal, diseñada desde el origen supone un gasto ínfimo en el importe total de la obra.

Recapitulando, las razones mencionadas, comodidad de uso, revaloración del bien inmueble o futurible necesidad, unidas a la obligatoriedad de incluir estos criterios cuando la normativa lo exija, deberían ayudar a situar al atributo ‘Accesibilidad Universal’ como uno de los pilares fundamentales en la toma de decisión de la compra de una vivienda.

Publicidad