¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

La base antártica británica Halley VI, arquitectura extrema móvil

La base antártica británica Halley VI, arquitectura extrema móvil

La base antártica británica que había sobre la Plataforma de hielo Brunt, de 150 metros de espesor, se desplazaba cada año junto con el hielo 400 metros hacia la costa y además la capa de hielo aumentaba 1,2 metros anualmente. La última base, la Halley V, a pesar de tener unos altísimos pilares y del empeño humano de apartar el hielo que se formaba bajo los edificios, marchaba inexorable hacia su demoledor destino para ser engullida por el hielo.

 

Halley VI, Vista Este exterior - British Antarctic Survey

 

Por eso en 2004 se convocó un concurso para edificar la Halley VI, que sería la nueva base de la British Antarctic Survey. Al año siguiente resultó ganadora la propuesta redactada por el arquitecto londinense Hugh Brougthon junto con Faber Maunsell – AECOM (asesoría técnica e ingeniería). Su proyecto se basaba en edificios modulares que tenían pilares hidráulicos para asimilar las diferencias de niveles en el hielo, y con bases de esquís para permitir su desplazamiento sobre el hielo. La Halley VI de la British Antarctic Survey (H6 BAS) se iba a emplazar a 24 kilómetros de la costa del Mar de Weddell y tan solo se disponían de de tres meses al año, desde diciembre hasta febrero, correspondientes al gélido verano antártico entre 0º C y – 10º C, para construir la nueva base.

 

Halley VI, Módulo comunitario, Imagen 3D - Hugh Broughton Architetcs y 7-t

 

Los módulos se realizaron con una estructura tridimensional de perfiles de acero recubiertos totalmente al exterior por paneles de 20 centímetros de espesor de poliéster y fibra de vidrio, que permitían pequeñas dilataciones. Estos paneles tenían mejor comportamiento que los paneles de chapa, cuando se exponían a extremas temperaturas invernales de – 56º C, algo habitual para la H6 BAS.

 

 

Los módulos se unieron mediante pasillos tipo fuelle empleados en los trenes escandinavos. En principio se fabricaron módulos científicos, de instalaciones, de servicios, de dormitorios, y un gran módulo comunitario con gimnasio, zona de lectura, de recreo, de internet, y bar. El proyecto se enseñó a los científicos que pidieron se modificara para agrandar el bar, porque la distribución y disposición de la escalera que unían las plantas del gran módulo comunitario le quitaban espacio e intimidad.

 

Halley VI, Módulo comunitario - British Antarctic Survey

 

Las ventanas permitían la iluminación natural, y en el caso del módulo comunitario los grandes ventanales eran vidrios especiales que no permitía el paso de radiaciones solares dañinas. Como durante 105 días invernales no salía el sol, se creó un sistema de iluminación artificial que se activaba pausadamente a semejanza de la luz solar diurna. Los módulos de dormitorios tenían plena ocupación estival con 60 personas y en invierno 16 personas.

 

Halley VI, Dormitorio - British Antarctic Survey

 

A pesar que el 70 % de toda el agua dulce del planeta está en la Antártida, sólo se puede conseguir calentado el agua. Por eso la producción de energía en la H6 BAS fue vital, y se instaló energía eólica, energía solar y energía fotovoltaica. La H6 BAS se proyectó para seis meses de total autonomía y supervivencia, y todos los residuos se transportarían hasta un barco una vez al año.

Los módulos permitían el crecimiento de la H6 BAS, y su disposición en dos agrupaciones lineales unidas por una pasarela, respondía a que en caso de incendio no se quemaran todos. Los módulos fueron fabricados en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, se montaron, se ensamblaron unos con otros, se chequearon, se desmontaron, se embalaron, y se embarcaron hasta su destino a 5.300 kilómetros.

 

Halley VI, Vista Oeste exterior - British Antarctic Survey

 

Se desembarcaron y durante cuatro veranos antárticos se fueron montando poco a poco. Una vez finalizado el montaje, los módulos se engancharon a tractores John Deere y se deslizaron sobre los esquís hasta dejarlos en su ubicación exacta. Dado que existía una dirección predominante del viento que alcanzaba habitualmente los 100 Km/h, los módulos se ensamblaron en línea recta para conseguir una menor oposición al viento.

 

Halley VI, Vista aérea montaje – Google Maps

Halley VI, Vista aérea montaje – Google Maps

 

Una vez finalizada la nueva H6 BAS, la vieja Halley V fue desmontada en diciembre de 2012. Estas operaciones de montaje y desmontaje se realizaron ocupando una longitud de 1,87 kilómetros, que podréis localizar en Google Maps escribiendo las coordenadas que figuran entre paréntesis (-75.612582, -26.200594).

Os recuerdo que tanto la H6 BAS, como la BAE J1 (Base Antártica Española Juan Carlos I) fueron proyectadas por Hugh Brougthon Architects, de ahí sus similitudes. Espero que os haya agradado este trabajo de arquitectura extrema que dentro de cuarenta años será habitual, y en un futuro artículo no muy lejano, os presentaré otra base polar.

Publicidad