¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

La casa Farnsworth, de Mies van der Rohe, a tu alcance

Ladrillo a ladrillo

La casa Farnsworth, de Mies van der Rohe, a tu alcance

Corre el año 1938 y el arquitecto prusiano Ludwig Mies Van der Rohe emigra a los Estados Unidos. A pesar de los problemas con el idioma le llegan ofertas de las universidades de Harvard, Nueva York y Chicago. Finalmente el Armour Institute of Technology de Chicago (posteriormente Illinois Institute of Technology – IIT) contrata a Herr Mies, que dirigirá la Escuela de Arquitectura hasta 1958, y que revolucionará los planes de estudio, como por ejemplo incorporando el conocimiento de los materiales a la enseñanza de la arquitectura.

 

01-mies-van-der-rohe-crown-hall-iit-chicago-foto-charlytecMies van der Rohe. Crown Hall, Escuela de Arquitectura, Illinois Institute of Technology. Chicago. Foto: Charly Tec

 

Su triste despedida con Europa se produce en las vacaciones de 1939, que las pasa en Wisconsin (EE.UU.) con su colaboradora y amante Lilly Reich, quien regresará a Alemania para ya nunca volverse a ver.

Un nuevo país y una nueva amante para Mies, en la fiesta de nochevieja en 1940 conoce a Lora Marx, pareja con quien no llegará nunca a vivir, y con la que estuvo hasta el final de su vida.

Mies destaca como profesor y empieza los proyectos del nuevo campus y edificios del Illinois Institute of Technology en Chicago, su carrera profesional resplandece. Se adapta a la vida norteamericana y deslumbra en los eventos y fiestas a los que acude, pero sigue conservando su aprecio a la música clásica de Bach en detrimento del moderno swing norteamericano. En 1944 adquiere la nacionalidad estadounidense, y comienza a tener trabajos para promotores privados.

 

02-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-1-foto-farnsworthhouse.org 03-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-2-foto-farnsworthhouse.org
Casa Farnsworth – Fotos: Farnsworthhouse.org

 

La casa Farnsworth

En una cena en 1945, presentan a Ludwig Mies a la culta nefróloga y violinista Edith Farnsworth, que le encarga una casa para los fines de semana en un terreno que tenía al lado del río Fox, en River Road, Plano, Illinois, a unos 80 kilómetros al suroeste de Chicago. Mies comienza el proyecto y a la vez una relación sentimental con su clienta, que a pesar de los desmentidos, dicha relación fue corroborada años más tarde por los familiares de la doctora.

La casa está en un claro de la vegetación que hay cerca del río, no tiene ningún camino pavimentado de acceso, y de repente el edificio. Como puedes apreciar en la foto se trata de una sencilla estructura con pilares vistos al exterior que elevan la casa del terreno, cuyo cerramiento está formado por vidrio, que cuenta con un porche cubierto y una plataforma intermedia de acceso.

La composicón formal y la escalinata de acceso, recuerdan bastante al edificio del Crown Hall que proyectó Mies.

 

04-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-3-foto-farnsworthhouse.org 05-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-4-foto-farnsworthhouse.org

06-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-5-foto-farnsworthhouse.org 07-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-6-foto-farnsworthhouse.org

08-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-7-foto-farnsworthhouse.org 09-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-8-foto-farnsworthhouse.orgCasa Farnsworth – Fotos: Farnsworthhouse.org

 

El interior se compone de un núcleo central en dónde están el cuarto de baño y la cocina, y en la planta libre sin tabiques las distintas zonas quedan definidas por el mobiliario. Mies estimaba que el mobiliario resultaba imprescindible para crear arquitectura en una planta libre. Los suelos interiores y exteriores son de mármol travertino, y la madera junto con el cuero y el acero inoxidable conforman el mobiliario. La calefacción es por suelo radiante, tiene cortinas interiores pegadas al vidrio en todo su perímetro y tan solo posee la puerta de acceso como apertura material de la vivienda al exterior.

La construcción comenzó en 1950 y finalizó en 1951, y desde el inicio de las obras fue objeto de expectación. Mrs Farnsworth se quejaba de no tener intimidad con tanto cristal, de ser fotografiada por curiosos, de los mosquitos que se estampaban contra el vidrio, de las costosas facturas para calentar la casa en invierno, del calor que hacía en verano, y de la desviación del presupuesto inicial. Muy despechada, puso una demanda contra el arquitecto, que perdió. Pero lo cierto es que Mrs Farnsworth se hizo famosa y nunca llegó a demoler el platónico edificio miesiano.

En 1968 un antiguo cliente de Mr Mies, el millonario y promotor Lord Peter Palumbo compró la casa a Mrs Farnsworth, y encargó al nieto y arquitecto de Mr Mies, Dirk Lohan su restauración. Actualmente algunos de los muebles existentes son diseños modificados por el nieto, Mr Lohan, de origen alemán que estudió en el IIT y que trabajó con su abuelo desde 1962. La casa se restauró de nuevo en 1996 tras una grave inundación por la crecida del río, se subastó en 2003 y actualmente pertenece al “Landmarks Preservation Commission of Illinois” y al “National Trust for Historic Preservation”, siendo lugar de peregrinación y culto que además se puede visitar.

A esta casa también se la denomina como una Glass House (Casa de Cristal). Desde 1934, Mies estaba diseñando casas que nunca llegaban a construirse y que respondían al esquema de planta libre, y fachada de vidrio. Tanto la construcción del edificio como el mobiliario fué detalladamente diseñado por el equipo de Mies. La casa Farnsworth es un referente de la historia de la arquitectura y hasta Lego vende un modelo de la Farnsworth House.

Lo miesiano a tu alcance

Hay que tener en cuenta que la casa Farnsworth es otro museo miesiano al igual que la casa Tugendhat. Su grado de pureza formal nos impide imaginar una vida cotidiana y parece como si únicamente el detective Adrian Monk pudiera vivir allí.

 

10-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-exterior-9-foto-farnsworthhouse.org 11-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-interior-1-foto-farnsworthhouse.org

12-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-interior-2-foto-farnsworthhouse.org 13-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-interior-3-foto-farnsworthhouse.org

14-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-interior-4-foto-farnsworthhouse.org 15-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-interior-5-foto-farnsworthhouse.org
Casa Farnsworth – Fotos: Farnsworthhouse.org
 

Si quieres reformar tu piso, estás hart@ de tanta puerta, tanto abrir y cerrar, tanto entrar y salir de las habitaciones, y prefieres disfrutar de un espectacular espacio diáfano con mayor iluminación natural, la casa Farnsworth es un modelo magistral, que además no te resultaría nada caro seguir. Comienza por tener un buen proyecto de obra que incluya el amueblamiento.

Has de tener muy claro tu programa de necesidades, que comenzará por desprenderte de todos los trastos y enseres que no utilizes para aprovechar mejor el espacio. Fundamental un buen aislamiento en fachadas y tabiques medianeros.

Si quieres hacer reformar tu piso con un aire miesiano, actualmente los materiales a emplear en la reforma, aunque no sean originales, son muy asequibles. El mármol travertino se consigue con un suelo vinílico que además se puede pegar al suelo existente; los muebles con tableros chapados resultan más económicos; el mobiliario de cocina está a buen precio; los cuartos de baño monocromáticos son más fáciles de elegir; y en cuanto a la calefacción hay sistemas de suelos radiantes con 1,5 centímetros de espesor.

En todos los hogares se quiere disfrutar de lo último en tecnología, pero cuando se acometen reformas en las viviendas, muy pocas personas se atreven a un diseño actualizado. Es un mito que la arquitectura moderna sea cara.

 

16-mies-van-der-rohe-casa-farnsworth-obra-foto-duranvirginia.wordpress.com
Mies van der Rohe en la obra de la casa Farnsworth – Foto: Virginia Duran

 

Los aforismos “God is in the details” (Dios está en los detalles) y “Less is more” (Menos es más), constan en el artículo “On restraint in Design” (Sobre la limitación en el diseño) que escribió Ludwig Mies Van der Rohe en el periódico New York Herald Tribune, el 28 de junio de 1959. Aunque Mies dijo que la primera vez que utilizó la frase “Menos es más” fue como desesperación durante el transcurso de una obra de un edificio de oficinas.

Publicidad