¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

Las propuestas socialistas sobre alquiler y vivienda vacía que podrían convertirse en ley

La nueva ley de Vivienda en la que está trabajando el Gobierno empieza a coger forma, aunque hay algunos aspectos como la regulación del precio del alquiler que sigue enfrentando al PSOE con Unidas Podemos. Sin embargo, hay dos propuestas socialistas sobre alquiler y vivienda vacía que cobran fuerza y que todo apunta a que irán recogidas en el nuevo marco normativo. La primera de ellas hace referencia a una subida del IBI en las viviendas vacías y la segunda a una reducción del rendimiento neto del 90% en la declaración anual del IRPF para aquellos propietarios que bajen el precio de las rentas del alquiler un 10% en las zonas tensionadas.

propuestas socialistas sobre alquiler y vivienda vacía

En el caso del IBI, los ayuntamientos de España ya pueden legalmente realizar un recargo del 50% sobre las viviendas vacías. Aunque, el problema es que el concepto de vivienda vacía no está definido en la legislación, que es lo que ahora se pretende. “Inicialmente, está medida está destinada a animar a los propietarios a que pongan sus viviendas vacías en el mercado del alquiler, pero lo que realmente funcionaría es protección jurídica a los propietarios”, señala Ana Beatriz Díaz López, directora de operaciones de Renta Garantizada. Por su parte, Fernando Bardera, del Sindicato de Inquilinos e Inquilinas de Madrid, se muestra crítico con la propuesta por ser insuficiente. “Solo el conjunto de medidas propuestas por el movimiento de vivienda, y recogidas en una ley de ámbito estatal que impida la arbitrariedad de comunidades autónomas y ayuntamientos, tendría una repercusión suficiente”.

Las propuestas socialistas sobre alquiler y vivienda vacía llevan consigo dudas legales, lo que hará que se apliquen de forma muy dispar por el territorio nacional

Uno de los problemas que enfrenta esta medida, según destacan los expertos, es su traslado a la práctica. En primer lugar, el IBI es una impuesto municipal, entonces tendría que ser cada consistorio el encargado de aplicar el citado recargo. Por tanto, es probable que en localidades vecinas un ayuntamiento decida aplicar el recargo y otro no lo haga. Pero eso no es todo, “lo difícil será demostrar que una vivienda está vacía”, señala Gonzalo Bernardos, profesor de economía de la Universidad de Barcelona. “Legalmente es complejo, por tanto la única solución es que la administración gaste mucho dinero en realizar una actividad inspectora, y esto puede ser contraproducente”, señala el experto. Por otra parte, sostiene Bernardos, un gran número de viviendas vacías lo están porque no están en condiciones de ser habitadas. “También es importante saber que el número total de viviendas vacías que indica el INE es un gran mito. Por ejemplo, en Barcelona se dice que hay 80.000 y según Ada Colau solo hay 11.250”, agrega.

Por tanto, esta propuesta parece encontrarse con dos problemas, el primero de ellos es que  su aplicación dependerá de los gobiernos locales y el segundo es que no hay una norma clara en base a la que una vivienda se pueda catalogar como vacía. “Esa subjetividad dará lugar a situaciones injustas que en nada van a beneficiar al mercado de alquiler, si es que es lo que se pretende”, asegura Javier Íscar de Hoyos de presidente de Arrenta. En este mismo sentido, en el de los errores de forma y legales, el experto añade que “es dudoso que sea constitucional grabar el IBI a un particular que tiene una vivienda y decide no alquilarla”.

La reducción del 90% sobre el IRPF para los propietarios que bajen las rentas un 10% en las zonas tensionadas podría no ser suficiente para ver una bajada en los precios de alquiler

La segunda medida que hay sobre la mesa para mejorar el actual mercado del alquiler es la de reducir un 90% el rendimiento neto en la declaración del  IRPF para quienes rebajen un 10% las rentas en zonas tensionadas. Por el momento, tal y como establece el artículo 23.2 LIRPF en los supuestos de arrendamiento de bienes inmuebles destinados a vivienda, el rendimiento neto positivo se reducirá en un 60%. Es decir, con la nueva propuesta se ampliaría hasta el 90% para aquellos que decidan bajar un 10% la renta en las zonas donde haya más problemas para alquilar vivienda. “Subirlo al 90% si se baja la renta un 10% puede funcionar si el resultado final para el arrendador le compensa”, asegura Íscar de Hoyos. “Esta medida es insuficiente porque al propietario no le compensa. Lo que se van a ahorrar en la factura fiscal no compensa la bajada del precio del 10%”, asegura Gonzalo Bernardos.

Esta propuesta, a diferencia de la anterior es más fácil de aplica legalmente, pero sigue generando dudas también en este apartado. “Lo complicado aquí será ver cómo se pretende implantar en un mercado complejo, donde no están claras las líneas para definir lo que realmente se considera zona tensionada”, comenta la directora de operaciones de Renta Garantizada. Por su parte, Fernando Bardera, cataloga la propuesta como “un despropósito muy vergonzoso”, ya que es una medida que ya existía, aunque con una reducción menor. Entonces esa norma “no tuvo ninguna repercusión sobre la bajada de precios, por lo que reconocen que es una medida esterilla y resulta vergonzoso que la anuncien”, asegura.

Los expertos consideran que estas propuestas no van a estimular lo suficiente el mercado del alquiler y no van a solventar el problema de vivienda que hay en España

Los expertos consultados no se muestran optimistas con el resultado de estas medidas y creen que no generarán una bajada de los precios del alquiler. “Ni una ni otra medida son adecuadas para estimular notablemente la oferta de vivienda en alquiler”, explica el profesor de economía de la Universidad de Barcelona. Por su parte, el presidente de Arrenta sostiene que “el gobierno y las CCAA deberían ocuparse de promover vivienda social, para lo cual hay suelo suficiente, e incrementar la relación público-privada para que exista un alquiler social suficiente para las familias o personas que se encuentran en situación menos favorable”. Para el portavoz del Sindicato de Inquilinos e Inquilinas tampoco parece ser suficiente las normas que hay sobre la mesa, ya que “hasta ahora, las propuestas con las que el PSOE trata de fintar la situación, son bastante flojas y torpes”.

Por el momento, la ley de Vivienda se encuentra en una fase muy inicial, ya que el PSOE y Unidas Podemos difieren en varios puntos. Parece ser que la piedra angular del nuevo marco normativo será la regulación de los precios de los alquileres, algo que la formación morada exige y que los socialistas no están dispuestos a regular tras los fracasos de Berlín y París. Por tanto, habrá que esperar para observar cuales de estas medidas entran finalmente en la ley que vaya a ser llevada para su aprobación al Congreso de los Diputados.

Publicidad