¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

Las viviendas nuevas deberán tener una calificación energética B

Las viviendas nuevas deberán tener una calificación energética B

A partir del 13 de Marzo de 2014, todos los proyectos de nuevas viviendas o de reformas de viviendas deberán tener una calificación energética como mínimo B. En Septiembre pasado se modificó el Código Técnico de la Edificación (CTE) referente al Ahorro de Energía, en correspondencia con las directivas europeas de disminuir el consumo energético en los edificios y reducir las emisiones de CO2.

 

Se aumentan las exigencias de aislmiento térmico y se limitan los consumos de energías no renovables para agua caliente, calefacción y refrigeración (gas, gasoleo y electricidad). Por tanto habrá que aislar mucho más la superficie envolvente de las viviendas (fachadas, cubiertas y suelos). Para que os hagáis una idea, la Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes (ANDIMAT), ha realizado un mapa en el que figuran las nuevas zonas climáticas que establece el CTE junto con una tabla en la que se comparan los espesores de aislamiento térmico con lana mineral para cumplir con el CTE actual del 2006 y con el CTE modificado de 2013. Los espesores son aproximados, y se ha considerado una lana mineral de tipo medio (lana de fibra de vidrio y lana de roca).

 

Mapa de zonas climáticas del CTE – Fuente: Andimat

 

Comparativa de espesores en centímetros de lana mineral – Fuente: Andimat

 

Pero hay más exigencias a las viviendas en la nueva normativa de Ahorro Energético del CTE:

    ▪ La limitación del consumo energético para calefacción, agua caliente y refrigeración, así como las mayores exigencias de aislmientos térmicos, son aplicables a las viviendas nuevas, ampliaciones de viviendas, reformas de viviendas y cambios de otros usos (comercial, oficina, industria,…) a vivienda.
    ▪ Se aumentan las exigencias de aislamiento térmico entre pisos de un mismo edificio, tanto en las paredes como en los forjados que dividan los pisos.
    ▪ Se modifican las zonas climáticas, como se ve en el mapa realizado por de Andimat.
    ▪ Se exige la instalación de energía solar a las viviendas nuevas, a las viviendas que se reformen integralmente, a las viviendas que se creen por un cambio de otros usos, y a las viviendas que cambien la instalación de calefacción y/o de agua caliente.
    ▪ Para los edificios existentes se establece que cuando se hagan reformas las condiciones de ahorro de energía no podrán empeorar las prestaciones actuales, y que las soluciones de ahorro sean técnica y económicamente viables.

 

Si cambiáis únicamente la caldera de un piso o de una vivienda unifamiliar, no hace falta cumplir con al nueva normativa. Tampoco si sustituís los radiadores. Pero si cambiáis caldera y radiadores, entonces hay que instalar energía solar. En el caso de los pisos, si la Comunidad de Propietarios os niega el uso del tejado u otra zona comunitaria para instalar una placa solar, o si no tenéis ninguna zona privada para instalar una placa solar, o si aún teniendo una superficie para instalar una placa apenas le da radiación solar por estar en zonas de sombra, entonces se justifica y no hace falta instalar la energía solar.

Y en el caso de instalaciones centralizadas de Comunidades de Propietarios, si cambiáis la caldera, tendréis que cumplir con la nueva normativa e instalar energía solar.

 

Los proyectos y licencias, de viviendas nuevas, de reformas de viviendas, y de ampliaciones de viviendas afectadas son:

    ▪ Los proyectos que se visen, y licencias que se soliciten, a partir del 13 de Marzo de 2014.
    ▪ Las licencias concedidas cuyas obras no se comiencen pasados nueves meses desde que se concedieron y cuya fecha de inicio de obras sea después del 13 de Marzo de 2014.

 

Arbol plantado por la SEAP, lobistas, frente al Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica – Google Street View

Arbol plantado por SEAP (lobistas) frente al Parlamento Europeo, Bruselas, Bélgica – Google Street View

 

Después de estas nuevas obligaciones para cumplir el objetivo y compromiso europeo de conseguir edificios de consumo de energía casi nulo, surgen unas cuantas reflexiones:

    ▪ Las modificaciones en el fondo afectan a todos los materiales de fachadas tradicionales, ladrillos, morteros, incluso persianas, vidrios y ventanas. Quizás dentro de poco tiempo veremos cambios en los sempiternos ladrillos.
    ▪ ¿Van permitir los lobbies de los materiales de construcción en Europa que se innove?.
    ▪ La transformación involucra a las instalaciones. ¿Qué va a pasar con el stock existente?.
    ▪ Los cambios en materia de ahorro de energía van a seguir, y van a ser más exigentes tal y como está pasando en el resto de Europa.
    ▪ También dentro de poco tiempo se modificará la eficiencia energética en los edificios existentes.
    ▪ Si se trata de consumir menos electricidad, ¿se va a permitir el autoconsumo de energía eléctrica con energías renovables fotovoltaica y eólica?. Se prevé que en diciembre de este año se dilucide, aunque hay pocas esperanzas.
    ▪ ¿Se van a quedar de brazos cruzados las compañías eléctricas y de hidrocarburos viendo como ingresan menos?.
    ▪ Si una calificación energética A se consigue instalando calderas de biomasa ¿Nos van a agravar con más impuestos la biomasa?.
    ▪ ¿Por qué no han hecho las administraciones públicas central y autonómicas, una campaña divulgativa de las modificaciones de esta normativa de “Ahorro de Energía”?.
Publicidad