¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

Papel pintado en el baño: 10 ideas que te enamorarán

Siempre que pensamos en el papel pintado, el último lugar donde lo vemos colocado es el cuarto de baño. Debemos desterrar la idea de que este revestimiento y el agua no se llevan bien. Gracias a los últimos avances, el papel pintado ha dejado de ser ese material al que la humedad le hace mal. Los papeles pintados vinílicos han demostrado su resistencia a las salpicaduras, siendo capaces de resistir el paso del tiempo con gran dignidad. Aprovéchate de sus atrevidos estampados para dotar al cuarto de baño de un aire renovado y a la moda. El papel pintado en el baño viene pisando fuerte.

El papel pintado en el baño es una tendencia que viene para quedarse. Úsalo en la zona del lavabo sin miedo, ya que los revestimientos actuales no tienen nada que temer al agua

Discreto pero efectivo – Si buscas un recurso que otorgue continuidad al ambiente, apuesta por un papel pintado que tenga un estampado que beba de la paleta cromática de otros elementos del revestimiento, por ejemplo, del arrimadero de madera.

Sabor tropical – Los maxi estampados en el baño son un triunfo seguro. Un papel pintado con grandes hojas de inspiración tropical dará a esta estancia de la casa una calidez que ni te imaginas. Tu baño será tu selva particular dentro de casa.

Una pared bien vestida – Saltamos de la zona del lavabo a la pared del fondo, donde está ubicado el inodoro. Colocar papel pintado en un solo paramento vertical da una sensación de profundidad estupenda. Todo dependerá de la distribución del baño.

Estilo años 20 – Los estampados art decó son una verdadera gozada para la vista. Estos patrones geométricos llenan el baño de suntuosidad y elegancia. Se trata de una opción brillante, sobre todo, si el dibujo tiene el dorado como tono principal.

Para los niños – El baño de los más pequeños también puede abrazar esta tendencia sin ningún temor. Imagina lo divertido que sería llenar su aseo de colores vibrantes. Sin duda, la alegría imperante les impulsará a tener un maravilloso día.

Viva el contraste – Una mitad en tonos claros y la otra mitad en oscuros. En este baño han salido dar un paso adelante con firmeza, con una estética pop y tierna, en la que los pájaros se tiñen del color del mueble del lavabo, haciendo de hilo conductor.

Texturas infinitas –  La zona de la bañera es otro de los lugares perfectos para recibir el aporte decorativo del papel pintado, más aún si este sanitario es exento. Un acabado texturizado que imita los ladrillos será ideal para baños de estilo campestre.

Un franja de color – Si no tienes la seguridad de que el papel pintado sea resistente al agua, una magnífica opción es subir el alicatado lo máximo posible y dejar solo una pequeña zona antes del techo para empapelar. Es un toque que cambia completamente el baño.

Zonas difíciles – En ocasiones, el papel pintado es el mejor aliado para llegar a paredes de corte irregular que no quedarían bien si usáramos azulejos. Un baño pequeño se transforma de inmediato con un papel pintado exótico, influyendo incluso en tu estado de ánimo.

Adiós al blanco – Convierte el papel pintado en el baño en el auténtico protagonista. Un espacio total white se rendirá al encanto de un estampado floral lleno de detalles. Será como envolver en papel de regalo toda la habitación. ¿Qué te parece la idea?

¿Pondrías papel pintado en el baño?

Publicidad