¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

nutrientes

Las scheffleras figuran en la lista de especies pupurificadoras de los ambientes interiores de casas y oficinas. En las zonas más cálidas de España también se pueden cultivar al aire libre, en un sitio resguardado del sol fuerte. Disfrutan especialmente de los patios y porches luminosos, aunque deberás llevarlas a cubierto si bajan las temperaturas.

¿Las hojas de tus hortensias, gardenias o limoneros se ven descoloridas? ¿Ha perdido su tono verde oscuro el follaje de tu camelia? ¿Por qué se han vuelto marrones las puntas de las ramas de tus coníferas? ¿Quieres que tus hortensias vuelvan a dar flores azules? Todas estas preguntas apuntan a carencias en la nutrición de estas plantas. Si identificas los síntomas podrás ponerles remedio.

La mayoría de las plantas no toleran un exceso de sal, incluso pueden llegar a morir si no se corrige esta anomalía. Es importante que sepas con qué tipo de agua las riegas y el abono que añades al agua, que puedas detectar los síntomas que la sal produce en los vegetales y, por supuesto, cómo remédialo. Todos estos puntos los resolvemos en las siguientes líneas.

Si tienes en tu jardín sembrado césped natural, debes saber que hay una serie de nutrientes que deben estar presentes en él para que se conserve en perfecto estado. Por el contrario, la carencia de alguno o varios de ellos, puede provocar diversos problemas. Dependiendo del nutriente que falte, provocará unos daños u otros.

Las plantas requieren una serie de nutrientes para desarrollarse bien, florecer en cantidad y con calidad, dar buenos frutos y resistir sequías y heladas. El sustrato necesita ser enriquecido de forma regular mediante el aporte de fertilizantes. Pero ¿qué abono conviene utilizar, cuándo y cómo aplicarlo? He aquí las respuestas.