Vender

Todo lo que debes tener listo para vender tu casa


Da lo mismo si es para obtener liquidez o para comprarte otra: vender una vivienda siempre es un asunto complejo que requiere una gran dosis de paciencia por parte del propietario. Si actualmente te encuentras en esta situación, te aconsejamos que sigas leyendo esta guía. En ella encontrarás información pormenorizada de los aspectos que debes chequear para que la operación de compraventa resulte todo un éxito.

Conoce la situación real del mercado

Para iniciar el proceso de venta de una vivienda tienes que tener claro cuál es la situación real del mercado. De este modo, podrás fijar tanto el precio de venta adecuado del inmueble como fabricarte un perfil del potencial comprador.

De ahí que te aconsejemos conocer aspectos clave de tu mercado inmobiliario a nivel local, como cuál es el precio del metro cuadrado de la zona. Para esto, los informes de precios de pisos.com te serán de gran ayuda. Además, es esencial que descubras en qué situación se encuentra la demanda frente a la oferta o cuántas operaciones de compraventa se han cerrado en los últimos meses.

No pases por alto los gastos de la operación

Saber qué gastos se desprenden de la venta de una vivienda te va a servir para organizar tus finanzas y para poder fijar un margen de negociación con el comprador, en el caso de que este insista en obtener una rebaja por el precio de la casa o piso. Así, resulta importante que sepas que esta partida oscila entre un 5% y un 15% del valor final de la venta.

La cifra final dependerá de si contratas una inmobiliaria para comercializar el inmueble o lo haces por tu cuenta, de la ganancia final que obtengas por la operación y de los impuestos relativos a la venta de inmuebles que rijan en tu comunidad autónoma.

Pon a punto la vivienda

Contar con la mejor versión de tu vivienda es uno de los pasos más importantes para cerrar la compraventa rápidamente. Para conseguir este objetivo, y siempre que no sea necesario realizar grandes mejoras relativas al estado de conservación del inmueble, opta por darle un lavado de cara sin invertir en ello una gran suma de dinero.

Pintar las paredes con colores neutros, despersonalizar el inmueble y optar por un mobiliario funcional te ayudará a mejorar la luminosidad. Esta cualidad hará que las fotos con las que anuncies tu casa ganen atractivo y sumes visitas con facilidad.

Fija el precio adecuado

Determinar el precio justo de tu vivienda es uno de los aspectos clave que debes calcular para poder venderla con éxito. Y es que es muy habitual que los propietarios incrementen el precio de salida de sus casas hasta una media del 20%. ¿Cómo evitar esta situación? Te aconsejamos que sigas los siguientes pasos:

Tasa tu vivienda

Contacta con un profesional que verifique el valor del inmueble. Este técnico incluirá en su valoración distintos aspectos, como el estado de la vivienda, la calidad de sus materiales o la distribución de los espacios. Su informe será claro y, sobre todo, objetivo.

Explora tu barrio

Analiza la oferta de vivienda que hay en tu zona y compara precios con aquellas viviendas que pueden compartir características con la tuya. También es importante que incluyas aquellos aspectos que diferencian tu casa del resto que, por supuesto, pueden aumentar su precio.

Sé flexible

A la hora de negociar, es importante que identifiques aquellos compradores que están realmente interesados por tu casa. Es a ellos a los que puedes ofrecerles beneficios adicionales por decantarse por tu vivienda y no por otra, como accesorios, mobiliario o equipamiento.

Ten a mano todos los documentos

Existe una lista de documentos clave que debes controlar a la hora de cerrar la venta tu vivienda. Algunos de ellos los tienes en casa y no te supondrán ningún problema. Para obtener otros, en cambio, tendrás que llevar a cabo trámites partiendo de cero:

Nota simple del Registro de la Propiedad

Este documento explica quién es el propietario del inmueble, cuáles son sus características y si existen cargas o deudas sobre el mismo. Para conseguirlo, basta con acceder a la web del Colegio de Registradores.

Cédula de habitabilidad

Con ella acreditarás que tu casa cumple todos los requisitos de habitabilidad que marca la normativa legal vigente. Se obtiene en la Oficina de la Vivienda o el Ayuntamiento de la localidad en la que se encuentre tu inmueble. Hay autonomías en las que este documento está en desuso y lo que rige es la licencia de primera ocupación.

Certificado de eficiencia energética

Este documento proporciona la información básica sobre el consumo energético de la vivienda. Es proporcionado por un técnico especializado, al que deberás llamar si aún no lo tienes.

Estatutos de la comunidad

En ellos están contenidas las normas que rigen la comunidad de vecinos del edificio. Para hacerte con ellos, basta con preguntar al presidente o al administrador de fincas, quienes te proporcionarán una copia de los mismos.

También te darán el visto bueno para que el secretario te proporcione un certificado de ausencia de deudas, con el que constatarás que no mantienes ningún impago con la comunidad de propietarios.

Escritura de compraventa, IBI y suministros

Para conseguir estos documentos no tienes que desplazarte de casa. El primero de ellos se te entregó el día que adquiriste tu vivienda, por lo que solo tendrás que acceder al lugar en el que lo tengas guardado. El resto hacen referencia al impuesto sobre bienes inmuebles y a los gastos relacionados con la luz, el gas o el agua. Puedes obtener un recibo de los mismos en tu banca online.

Firma el contrato de arras

Cuando comprador y vendedor estéis de acuerdo en torno al precio de venta de tu casa es el momento de firmar el contrato de arras. ¿En qué consiste este paso? En concreto, el contrato de arras es un documento que constata el compromiso de compraventa y determina un conjunto de penalizaciones en caso de que la operación no se lleve a cabo. La información mínima que ha de contener es la siguiente:

  • Datos personales de comprador y vendedor.
  • Descripción del inmueble.
  • Precio final y forma de pago.
  • Cantidad de anticipo.
  • Tiempo de formalización.
  • Distribución de gastos.
  • Firmas de ambas partes.
Publicidad
Suscríbete a nuestra news
y recibe la mejor info práctica, guías y actualidad