Vender

Todos los gastos que implica vender una vivienda


Cuando se vende una casa el objetivo suele ser poner un precio de venta que nos lleve a  ganar más dinero de lo que nos costó. Pero al fijar el precio de una vivienda no podemos pasar por alto los gastos. ¿Quieres conocer al detalle el desglose de estos costes inmobiliarios? Con esta guía serás capaz de calcular cuánto dinero tendrás que desembolsar por desprenderte de tu vivienda y valorar si te compensa tomar esa decisión.

No te pases con las reformas

El punto de partida es convertir tu casa en un producto lo más atractivo posible para los compradores, ya que de este modo conseguirás un mejor precio por ella. Para alcanzar este propósito, deberás analizar el estado del piso y valorar qué mejoras necesita, siempre que estas te resulten rentables. Piensa que grandes cambios, como renovar la cocina, pueden suponerte una inversión demasiado importante y que obras tan relevantes no siempre generan un aumento en el precio de venta de la casa que merezca la pena.

Trata de darle un lavado de cara a la vivienda invirtiendo en ella lo justo en pintura, suelos y puertas. De esta manera, conseguirás un mayor retorno de la inversión y los posibles compradores apreciarán su potencial.

El coste de limpiar y decorar para vender

Cuidar la imagen que vas a ofrecer de la vivienda a los futuros compradores puede conllevarte costes, en el caso de que delegues esta tarea en un tercero. Contratar los servicios de una empresa de limpieza para que la casa luzca reluciente es uno de ellos. También contar con los servicios de un profesional del home staging, que se encargará de la decoración, el diseño, la fotografía y el marketing del inmueble. De igual modo, despersonalizar la vivienda y que visitarla sea más cómodo podrían obligarte a alquilar un trastero.

Pagar por la documentación de la vivienda

Antes de llevar a cabo la venta de tu casa debes contar con una documentación específica, que te servirá para constatar la situación del inmueble y de su propietario:

Nota simple registral

Este documento informa de que la vivienda está libre de cargas y certifica quién es su titular. Para obtenerla, basta con solicitarla online en el Colegio de Registradores de la Propiedad. Su precio no supera los 10 euros.

Certificado energético

Con él, se da a conocer el gasto en suministros y el consumo medio de energía que el inmueble necesita. Para obtenerlo es necesaria una inspección por parte de un técnico habilitado. Su coste ronda los 100 euros.

Cédula de habitabilidad

Todavía hay comunidades autónomas donde es obligatoria. Es un documento que confirma que la vivienda está preparada para entrar a vivir en ella. Si la de primera ocupación ha caducado, tendremos que obtener una nueva. La diferencia entre gestionar nosotros todo el proceso y hacerlo a través de una profesional influye en el precio, por lo que se puede mover entre los 50 y los 100 euros.

Los honorarios del agente inmobiliario

Si has dejado en manos de una inmobiliaria la venta de la vivienda, tendrás que pagar una tarifa o una comisión. Esta cifra varía en función del servicio que hayas contratado y, especialmente, del tipo de agencia de la que se trate. Así, el coste puede ser una cantidad fija previamente determinada por ambas partes o un porcentaje sobre el total del valor que consigas por la venta.

Cancelar la hipoteca no sale gratis

Es muy probable que para comprar tu casa tuvieras que conseguir una hipoteca. ¿Has terminado de pagarla? Entonces tienes que prever unos gastos derivados de esa cancelación. La forma más barata de hacer frente a ellos es encargándote tú personalmente de ciertos trámites. Acude a tu entidad bancaria y que te expida un certificado de deuda cero. El siguiente paso es acudir al notario, para que elabore una escritura pública de cancelación. Por último, hay que dejar constancia de la operación en el Registro de la Propiedad.

Prepárate para los impuestos

Vender tu casa lleva aparejado el pago de una serie de tributos:

  • IRPF: Deberás incluir el valor de la venta de la vivienda en tu declaración de la renta en el caso de que el precio que obtengas por ella sea mayor que el que pagaste por ella.
  • IBI. Tendrás que negociar con el comprador el porcentaje que cada uno pagará por este tributo, que cada año se paga al ayuntamiento donde se ubique el inmueble por el mero hecho de ser propietario.
  • Plusvalía. Una vez vendas tu casa, tendrás 30 días para pagar este impuesto, que es el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana en el momento en que se transmiten.
Publicidad
Suscríbete a nuestra news
y recibe la mejor info práctica, guías y actualidad