¿Tienes ganas de más?
Suscríbete a nuestra news para recibir recomendaciones, guías y temas de actualidad

¿Volverán los inquilinos a las grandes ciudades a la vuelta del trabajo presencial?

La crisis sanitaria surgida en 2020 como consecuencia de la pandemia del coronavirus ha modificado las pautas y conductas de la sociedad española. Prueba de ello es el auge del teletrabajo, opción por la que se han decantado muchas empresas para salvaguardar la seguridad de los empleados durante los meses en los que se está extendiendo la incertidumbre. En muchas compañías la vuelta al trabajo presencial es una incógnita.

vuelta al trabajo presencial

La solución en remoto ha permitido que muchos trabajadores desarrollen su actividad desde su segunda residencia o que directamente hayan modificado el lugar en el que viven, lo que ha dado lugar a una reducción en la concentración del número de alquileres  en las grandes ciudades y cercanos al lugar de trabajo. ¿Continuará registrándose esta tendencia una vez que se supere la pandemia y se vuelva a las oficinas?

El teletrabajo continuará predominando en el corto-medio plazo. Después tenderemos a reproducir un modelo laboral híbrido en el que se combine el trabajo en la oficina con el trabajo en remoto

El teletrabajo ha llegado a España para quedarse y serán muchas las empresas que lo mantendrán como protocolo laboral una vez que se supere la pandemia. Así lo entiende Andrés Horcajada, consejero delegado de Tectum Global Management, quien, sin embargo, cree que este modelo de trabajo en el futuro “no será tan amplio ni se desarrollará las 24 horas del día, los siete días de la semana” como ha venido reproduciéndose en los últimos meses. “Se teletrabajará únicamente uno o dos días a la semana, casi con toda seguridad”, subraya.

La mayoría de los expertos del sector creen que el proceso de vacunación contra la Covid-19 será largo, por lo que, mientras que este procedimiento se dilate, se mantendrán las condiciones laborales actuales. En este sentido, Mercedes Robles, directora general de Arrenta, expone los dos factores que explican por qué el teletrabajo en España se mantendrá en los próximos meses. De un lado destaca el riesgo de contagio, “que seguirá siendo alto” en el corto y medio plazo. De otro, esta especialista apunta al ahorro que supone este modelo para las empresas en momentos complicados, las cuales “han buscado espacios más pequeños y baratos dando por hecho que una parte de los empleados teletrabajarán”.

A pesar de ello, desde Arrenta reconocen que, de cara al futuro “más a largo plazo”, el teletrabajo se irá incorporando progresivamente en nuestra sociedad, “al menos de manera híbrida”. “Es una tendencia internacional, aunque en España puede que se integre un poco más despacio que en nuestros vecinos europeos, que ya trabajan en este modelo desde hace años”, matiza.

Con la recuperación de la economía las grandes ciudades volverán a acoger a trabajadores, aunque la demanda de alquiler tendrá nuevas necesidades, por ejemplo, una habitación extra

El incremento del teletrabajo es uno de los factores que explican la reducción de la demanda de vivienda en alquiler en las grandes ciudades. No obstante, desde la Asociación de Propietarios de Vivienda en Alquiler (Asval) prevén que una vez que la economía española retome su velocidad crucero y se produzca la vuelta al trabajo presencial “las ciudades recuperarán su brío”. En esta línea, Beatriz Toribio, directora general de la organización, se muestra convencida de que, con la recuperación volverá la actividad, “no solo económica, sino también comercial y turística”, por lo que las grandes urbes “serán de nuevo polos de atracción de mano de obra y, por tanto, de demanda de vivienda en alquiler”.

Esta tendencia responderá, desde su perspectiva, a que el mercado del alquiler ofrece “mucha más flexibilidad y libertad” que el de la compraventa, además de que se trata de un modelo residencial “que permite adaptar la vivienda a las necesidades del cliente, y no al revés”. Esta visión es compartida por Javier Ortega, CEO y cofundador de Century 21 New Estate, quien recalca que, a partir de ahora, el inquilino va a dar “mayor importancia” a tener un espacio privado de trabajo en casa.

A juicio de este especialista, “una cosa es estar en el salón de tu casa teletrabajando de manera esporádica” y otra necesitar espacios y medios, como pueden ser sillas ergonómicas, mesas concretas y luces adecuadas, “que te hagan las horas de teletrabajo más confortables si vas a tener que dedicar más tiempo a esa actividad en tu casa”. “En la búsqueda de vivienda en alquiler el cliente tendrá en cuenta cosas que antes no eran prioritarias, como son estas y, por supuesto, contar con una habitación destinada a lugar de trabajo o despacho”, reitera.

El teletrabajo condicionará el precio de la vivienda en alquiler durante la primera mitad del año, aunque este indicador después se asentará. La vuelta al trabajo presencial será esencial

El teletrabajo ha sido también uno de los factores que ha condicionado el precio de la vivienda en alquiler, especialmente en las grandes ciudades, pues según argumenta Robles esta modalidad laboral “ha contribuido a aumentar la oferta, lo que ha provocado un efecto dominó en los precios y que estos empezaran a descender”. “Esta tendencia se mantendrá así durante la primera mitad de 2021, ya que la oferta de inmuebles en estas localidades seguirá creciendo”, calcula esta especialista.

En cuanto al comportamiento que tendrá el precio de la vivienda en alquiler en las grandes ciudades a posteriori, desde Arrenta creen que este valor tenderá a registrar “una mayor estabilidad” a partir de la segunda mitad del año, cuando los precios podrían volver a subir “o como mínimo parar sus caídas”. Este cambio de tendencia responderá, en su opinión, a que el mercado del alquiler volverá a contar con una gran demanda debido a la vuelta al trabajo presencial “de clientes que no puedan recurrir al teletrabajo y prefieran evitar los grandes desplazamientos a diario”. Estas zonas, agrega Robles, también recuperarán la demanda procedente del turismo y a los clientes “adeptos a vivir en el centro histórico, especialmente parejas sin hijos u hogares de un solo miembro, muy proclives al ambiente cosmopolita”.

Desde Tectum también manejan estas previsiones, ya que consideran que una vez que la incertidumbre sanitaria y económica desaparezcan “asistiremos a una vuelta de los inquilinos al mercado de la vivienda en las grandes ciudades, pues el teletrabajo no será una opción del 100%”. “Al final se volverá a la tendencia de conciliar buscando reducir desplazamientos y vivir más cerca del lugar de trabajo, por lo que los precios este año tendrán una evolución de asentamiento”, concluye Horcajada.

Publicidad